Dualidad 101 217


 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 VII. Ni la mitad en navidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: VII. Ni la mitad en navidad   Miér Mar 28, 2012 3:15 am

VII. Ni la mitad, en navidad


1-

He visto putas tristes
vomitando soledades en un balcón,
he sentido el placer de madres
pariendo un orgasmo entre mis labios,
he andando en el descarrío de esposas
por el andén de un frenesí.


Y viví la alegría.

Cuando simples taradas
dicen su no poder llenar a nadie
yo les aplaudo entusiasmado,
grito a cuello partido el verbo
el oro de la incomprensión
la basura de los días,
la descomunión.

Y me siento genio y protegido
en ese regazo que no supo
y que dice no saber,
levantando bandera hacia abajo
como un himno que ocultar.

Lamento y me plazco
río y no lloro,
ni cerdos ni perlas
a octaedros puros voy,
en esa dulciditud de los asquerosos
que no dicen
ni la mitad de lo que todos saben.



Rosacruciana claridad

Cientouno : Puedo ver cuando las mariposas
Cientouno : se resisten a seguir volando,
Cientouno : y la esperanza en retazos pobres
Cientouno : abriéndose camino en el vientre
Cientouno : de quien mordió el suelo con violencia.
Cientouno : .
Cientouno : No necesito me cuenten lo que sé
Cientouno : ni de la balanza sin fiel posible,
Cientouno : ni del quedarse por no poder ya estar
Cientouno : en otro sitio que no sea la costumbre.
Cientouno : .
Cientouno : Cuando ser es andar de ida
Cientouno : lo más eterno es pasajero,
Cientouno : y ecuentras un error en quien se detiene
Cientouno : a disfrutar gusanos y cenizas,
Cientouno : y lo ahogas en litros de besos incercanos.
Cientouno : .
Cientouno : Te vives el límite y el absurdo de la entrega,
Cientouno : te hartas de hastío y decepción
Cientouno : y remando traiciones, y recibiendo aliento
Cientouno : te alejas más allá de reflejos posibles.
Cientouno : .
Cientouno : Y no quieres saber
Cientouno : lo que supiste siempre,
Cientouno : que para llegar a la corona
Cientouno : hay que primero
Cientouno : subir a la cruz.
Cientouno : fin.


3- Al otro lado

Al otro lado es que voy, con dolor
como labrando colores inútiles
sobre la espalda de un mundo mentido,
forzando a todos los ojos a ver
como yo soy cuando nadie me alcanza
esa palabra vestida de luz
que no poseen ni buscan jamás,
de tan saciados que viven los muchos
en su brutal prescindir de lo cierto,
de un par de tetas o dos biblias puras
abriendo simples el más alto abismo.

Al otro lado, con todos los vómitos
que dibujé por las calles absurdas
marcando suave mi limpo cruzar,
con ganas pulcras de darles a todos
una patada en el culo grasiento,
y bendiciendo con asco sus vidas
por siempre listas a ser lo de siempre
- mediocridad sin pizca de memoria -
voy, así, cuerdo cual cerdo al cadalzo
a ver si ven como no me miré
cuando sentí que moría y viví.



4- Y yo mirando

Un chiquito de alegría
o la mejor música del mundo…

esas cosas que suceden ahí, justo
cuando muere un millón de niños,
la mirada sabia, el silencio atropellador
la concha mojada y la cerveza fría,

la santísima trinidad de los cristianos
- en un mohín –,
todo el Sinahí de los barbudos en un eructo
- sin cerdo mediante -

pero, lo que hay es
esa cara de culo, idiota
que sólo portan las amargas,
la pija que no alcanza y el arte
que no llena,

el discurso que no se preñó de ciencia
el cansancio de no arar imposibles,
el no encontrar lo que no se buscó
el reproche, el reclamo…

y yo mirando libros
- con los que me limpio el orto –

Mirá vos.


5- Premio y castigo

Pruébame el entusiasmo
haciéndome tragar noches sin otra luz
que aquella que perdí cuando besé tu historia.

Alista mesa y cena,
que los ellos vendrán a cumplir tu ritual
de sonrisa liviana y latir apretado,
entre copas y vasos extasiados de hastío.

Yo seguiré dándome
a esto de partir siempre hacia ningún lugar,
atándome tus ecos a mi cuello, vacío
de la boca crucial que llevas por sus calles

por si acaso algún día alcances mi recuerdo,
y entre sidras y velas te confieses inmune
a todo lo gregario, a todo lo vulgar
y decidas tenerme como premio y castigo.


4- Plata quemada

De vos, de todo el mundo fui alejándome
por quedarme tan cerca y sin mi voz,
aquietado en las formas cotidianas
desdibujé mi historia y me manché
de urbanas tonterías y de olvido,
sabiendo que ya nadie me querría.

Harto de ser un perro inconfesable
dejé de lamer cada llaga seca,
y de frente a lo crudo de mi nombre
vi la burla del tiempo entre mis manos
ofreciéndome el filo de volver
a ser, una cruz rota en el abismo.

Así que voy volviendo a mis rincones
con todas mis arañas y alacranes,
ahí donde me viste cruzar puentes
desnudo de mentiras y vacíos
como un ángel ganado por la risa.

Nos miro...

los dos de cerca, luces invariables;
vos de azul invernal, mientras que yo
de gris, plata quemada en tus anversos.


3- Resultado, no fin

Ignoro qué más detesto,
si tu constante desidia
o esa falta de locura
que imprimes a cada día,
como carente de alas
tan solamente fastidias
a este montón de promesas
que llevo suave en mi risa.

Yo te muestro cifras puras
y tú sales con la estima,
si te muestro a un Dios difunto
vuelves a ser optimista,
pero si forjo mi sombra
quedo fuera de tu mira
y repites soy culpable
de los espinos que pisas.

Ya ni decepción ni hastío
me queda tras el mirarte,
sólo esa vieja costumbre
de ser el acompañante
de quien se pierde en la nada,
la vela en un sucio viaje
con cien anclas al costado.

Nada de asombro salvaje
ni constancia de manual,
colores simples de canje
llevas en cada bolsillo,
como si fuera a tratarse
de quien puede entregar menos,
- y me aburren tus disfraces
y molesta que no duelas -
como si ser conjugable
fuese un fin, y no la suma
cuyo resultado es arte.



2- No espíen

Vos creés que hay una carpa
a donde va un loco y paga
para escuchar a taradas
recitando sus pavadas?

En qué mundo un maricón
- todo lástima y tristón -
logra arrancar el listón
que lleva la del bastón?

Estamos ya muy jodidos
los que no nos dividimos
para aguantar el fastidio
de mierdas dichas al tiro.

Somos cifra y nos cagamos
en los putos ahogados,
soy lo mejor del mercado
uno y dos, y sin naufragios,
hielo en el pecho forjado
con locura de borrachos.

Dualidad de lo silente
pedo rico iridiscente
que te sabe, ya caliente
o inútil malediciente.

Ahí la puerta, mentales
que nuestros vientres, mortales
no soportan inestables
latiendo un sol reciclable.

Fuera! Desaparecer!
Tengo ganas de coger
y no es de gentuza bien
espiar cómo es el placer.


1- Sin ilusiones

Ya no tengo ilusiones, perra inútil,
tan extranjero soy que no me queda
una bandera limpia qué ensuciar,
ni ganas de cambiar para mejor
todo lo que entregué cuando nos tuve.

En cuanto a vos, maestro de los brillos
fijate que no valieron tus notas
cuando fue que la trampa amenazó
con torcerme los idus de febrero,
y lo fui resolviendo a boca muda.

Tan solo, como un grito bajo el agua,
prescindo del presente que me fija
a recorrer mis ojos sin la piel
que podría lamer estos momentos
en donde mi pasado es mi futuro.

Voy siendo navidad, puro pesebre
a mitad de sí mismo,
un gatillo cansado de la mira
que le sostiene impura sus pesares,
un nadie entre los todos
necesitados siempre de cualquieras.

Soy una cifra cruel
que no sabe restar,
y que va soslayando sus latidos
al compás no fijado por el antes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
 

VII. Ni la mitad en navidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Pugesa de Lleida (2ª mitad del siglo XIII-1434)
» tenderete navidad tenerife....
» Medalla Nª Sª de la Luz / Sagrados Corazones - 1ª mitad s. XVIII
» Cuadrante de Gades, segunda mitad S. II a.C.
» Comida y quedada de navidad dia 27 de noviembre

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dualidad 101 217 :: 2011 :: Reinado del rojo-