Dualidad 101 217


 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 V. Nemrac

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: V. Nemrac    Miér Mar 28, 2012 3:24 am

V. Nemrac


1- Lunes (Luna)

Si te enfocas tauro
corres con la ventaja inquieta
de quien tiene abajo al mundo

písalo siéntelo déjalo ir
y en ese pesar de “duelo”
abraza el absurdo irracional
de buscarte en el presente

ningún día como el anterior
te atreves
desde el fondo de tu posible cobardía
te atreves
a ser tu propio nombre
a sellar con músculos el asfalto

anfibia de mareas
escupe
y comienza a tomar posición

ahora.


2- Martes (Marte)

Mil batallas o dos, contra frentes oscuros
que apenas se perciben con el detrás del ver,
hacen siempre la guerra que viven los notables
contra su propio sino disfrazado de vida.

El absurdo está ahí, al comienzo del todo,
luego del primer paso que tuvo su sentido
y que ahora se pierde en un desgano sucio
donde lo bueno ahoga la luz de lo mejor.

Qué rico así saberse sólo en un caminar,
sin otro panorama que la propia abstracción
quemando los minutos que aquietan la balanza,
tensa de fieros pesos a un costado y otro
con el cuerpo hecho fiel, sosteniendo tenaz
la vía que previó el más íntimo impulso.



3- Miércoles (Mercurio)

Arriba es como es abajo
dejó dicho el mensajero,
y lo que adentro se forja
marca cómo se ve el fuera.

Después del tercer día
el mensaje parece ganar algo del rostro,
una sospecha anciana mordisquea los pasos
que hacen suyo el camino y su limpio desnudo,
- agua y lava en el pecho
luz de sombra sin vacío -
es el parto silente de todo lo anterior
exhalado sin prisa y sin ninguna pausa,
drama del rojo puro buscándose en el blanco.

Sin tiempo ríe Hermes
esa piedra esmeralda
abierta al caminante.

obs.: aquí, rojo es el color de la naturaleza y blanco, suma de luces y fuerzas.


4- Jueves (Júpiter)

La bondad de lo bueno se respira
con el suave jadeo del ladrillo,
que en sí va sosteniendo la visión
de una catedral alta y no tangible,
proyectando la ley de lo contínuo
desde hombros y rodillas transitando.

Atrás la destrucción del rey guerrero,
hoy es la construcción casi resuelta
en energía simple sin temores,
porque una vez cruzado el meridiano
queda tan solamente disfrutar
de lo poco que queda por correr.

Sin mirar al costado ni al pasado
es dejarse llevar por el camino
pues sólo queda un día por cerrar,
y en las últimas curvas ya los ojos
sólo espejeo son, relato inquieto
de lo que la locura exudará.



5- Viernes (Venus)

Amar sin llegar a amarse
es como poseer sin poseerse,
andar a tumbos por sensaciones
como abeja a punto de morir
sin batalla que le justifique.

¿Puede amarse lo desconocido?

Uno bebe las señales del cuerpo,
cada flagelo vuelto estigma
pudriéndose en las manos,
cada silencio en las espaldas
a mitad de las ciudades,
y cada volver al leño crudo
del propio verbo conjugado.

Después de la virginidad
uno se preña de sí,
y toca el cielo hundido en tierra
pudiendo con el vientre
colmar a otro.


6- Sábado (Saturno)

Lo que da vida da muerte,
y quebrar todo silencio
sólo vale cuando buscas
en lo profundo lo lleno,
a sabiendas de las sombras
donde hacer brillar el yelmo.

Hay que saber aquietarse
tras haber logrado el beso,
y concebir el reposo
como suerte del honesto,
que si sueltas toda el hambre
nunca alcanza el alimento.

Es siniestro no parar,
y te vuelve menos dueño
de lo poco que se logra
con tanto afán y denuedo
en este aquí donde pocos
saben manejar al tiempo.

Vuelve a ti con suavidad
y disfruta del momento,
del mirar a todos lados
y encontrar todo dispuesto,
que es labor de inteligentes
tumbarse a mirar el cielo.


7- Domingo (Sol)

Por medio de palabras puede crearse un mundo
de principio sin fin, que se siente y se mira
desde todos los huesos, desde toda la mente,
cuando ilumina el sol la quietud más oscura.

Comenzar otra vez sabiendo el sacrificio
de cada peso y día, es arruga en el rostro,
medalla que se gana en equilibrio móvil
mientras el mundo gira y uno danza con él.

Besa toda rutina quien por ella se logra,
y la rebasa dócil quien pudo dominarla
como aquel caminante, que al dudar del sendero
confió sólo en sus pasos hasta que dio consigo.

Mucho drama en la luz, como mucha energía
pues en ella define su estirpe cada cual,
ya la espera más cómoda, ya la buena violencia
que muy de igual a igual saluda al oro puro.


8- Epílogo

Estas son cosas difíciles de aclarar para quienes no han visto el sol a medianoche. Se prestan mucho a la meditación, pero poco a la discusión.

Dion Fortune.


9- La Explicación 101

Lo sencillo: Yo le había dicho a Carmen que caminara, y que caminar es una mierda, pero que hace bien. La primera vez que yo tuve contacto con eso fue en un laburo, un compañero capotó de la azotea, y tenía que hacerlo, yo me cagué de risa. Una veintena de años después me tocó a mí, y es una mierda, pero hace bien. Al tercer día se comienza a sentir un cambio, a la semana uno siente energía, al mes, uno es otro. Pero cumplir con la rutina todos los putos días, es una joda si uno viene de sedentario.

Lo complicado: Para mí muy pedorro meter en poemas el lunes te vas a sentir así, el miércoles asá, y el viernes de tal modo, había que agregarle algo más. Entonces se me ocurrió el enlace de la Tradición, y esa primigenia relación de los antiguos con los planetas. Ahí había dos quilombos, uno, que habría que forzar la maquinaria para ajustar el carácter y potencias de cada dios a la sensación de cada día de caminata, y dos, que podría salir algo tirado muy de los pelos para un entrenado, y muy oscuro
para uno de la calle. A joderse.

Las convergencias: Uno suma y resta señales, trata de manejar las fuerzas que ya están en circulación (para no meterse en generarlas a menos que sea indispensable), y sobre la base de eso lee su propia intuición y va. Yo vengo viniendo al límite ya no sé hace cuánto, pero, en justamente, lo que fue caminar en su momento, me pareció que podría ser escribir un poema por día, y, recordando al Máster, hacer un comentario por día. Por otro lado, Eminem sacó un nuevo disco en el que en un tema pide disculpas por su disco anterior. ¿Detesto ser claro?

Lo divertido: Tiene que haber un día de reposo, de manera que esto tengo que cerrarlo hoy, para que, adaptando el sábado oriental, converja con el domingo occidental, más quilombero no puede ser. No sería la Tradición, si no admitiese Renovación desde su propio interior; está escrito “no vine a cambiar un solo punto de la Ley”, pero David comió de los panes consagrados, vamos. De ahí que un posteo particular, se vuelve universal, o, en el peor de los casos, emisor y receptor terminan siendo los mismos, cosa que en sí es una verdadera joda; “tocaba para mí”
dijo Beethoven.

El mensaje: Este texto tendrá quinientas cinco palabras, compuestas de ciento un palabras cada párrafo, que en sí tiene su mensaje cifrado. Hay, a veces, una primera lectura, que es lo que está ahí, y una segunda que es lo que se refiere. No se puede decir, o no se sabe decir sencillamente lo inefable. “Qué sabía del amor, sino una culpa mascullada en un confesionario?”. Saber, permite saborear, y el cocinero nunca, nunca pierde. Por lo demás, y sé que cabe, los consejos no sirven, no. Pero sí es cierto lo siguiente “cuando el discípulo está listo, aparece el maestro.”


10- Cierre

Dicen de mí lo que ya dijeron,
que soy
una canaleta rota pariendo aguaceros,
un trozo geométrico encerrado en su mudez,
una suma espinosa que se deleita en las distancias
y que si anochezco mal soy capaz de querer.

Desde lo distorsionado* me sigo escuchando,
- algo de mí me subleva y sostiene -
por sobre la náusea
y esa sentencia de “guacho”,
me permito serme fiel recorriendo veletas.

Tengo un árbol de la vida grabado entre las sienes
un crucifijo manchado de sangre ajena en las muñecas,
y dos o tres noches bebiendo sólo agua
ahí, al costado del mundo.

A la gloria de entenderme
le ofrezco la insania de no ser objeto,
como al puño cerrado del que sabe morder
le doy siempre la ventaja de tener dónde tajar.

Hijo de mí, de todos, de nadie
soy mi sombra, mi espejo y el que ya se fue,
la mano que cuando toca un verbo
aterrada se burla del futuro que concibe.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
 

V. Nemrac

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dualidad 101 217 :: 2011 :: Reinado del rojo-