Dualidad 101 217


 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 5    Sáb Mar 24, 2012 5:47 pm

Mañana

A mamá y a J.L.B.


Mañana será tarde
No porque perderá el sentido
Sino porque perderá sabor
Porque mañana amenguará el ansia del hoy.

Y ocurrirá, como siempre ocurrió
Y los ojos habrán de fatigarse
Y los huesos habrán de resentirse
Y en nada habrá entusiasmo.

Sin embargo será lo natural
Como vencerse también lo es
Y algún paladar, conocida la satisfacción
Encontrará en la última papila la intuición de lo perfecto.

Es posible que entonces
El valor supere al precio
Y que esto ocurra frente al cuerpo
Que por sapiente alcance de nuevo la sonrisa.

Puede que en ese lejano momento
De mil libros andados quede sólo uno
De mil acompañantes una sola compañía
Y de la imponente cabellera sólo unas canas silenciosas.

Es probable que en esos postreros instantes
Cada palabra sea medida y examinada
Cada gesto sopesado, cada impulso contenido
Como si en la conciencia de un segundo se justificara la vida.

No sería extraño por ese tiempo
Que dolor y sufrimiento fueran comprendidos
Y que habiendo logrado o no la explicación de ellos
Se termine por reflejar una contundente aceptación.

A las puertas del enfrente del tiempo
A nadie sorprendería que en los ojos se lleve
La extrema similitud de la montaña y el grano de mostaza
Como en el rostro se llevan las arrugas que sólo por su causa
Difieren de las que al nacer se portaron, alguna vez.

Sé que estas cosas pueden darse o lograrse mañana
Que el destino, si acaso existe, pudiera obviarme
Pero sé, que escogido, llamado, u olvidado
Tengo treinta años, y sé que estoy viviendo.

Smarc
02.07.02
22:18

No sabías

Tu cuerpo al mío le quita ventaja
No hay muro, no hay puente
La misma tierra provoca el encuentro
Los pasos de sed del que hiciste un carenciado.

Sabes que duele
Como el veneno que no mata
Como la ofrenda que no se acepta
Como el mundo frente a la Verdad.

Tener que pagarlo, por quererlo
E injustamente rechazarlo
En medio del festival de la injusticia
Porque era otra cosa, porque no es así como era.

Porque ya no volverás
Para que cada mañana sin ti
Sea una mañana a sabiendas vacía
Como el conocimiento de una causa que desconoce su fin.

Pocos los destrozos
Porque liviano el abrazo
Al que no se accede
Porque quiso más de lo que intentó inventar.

Distintas las horas
Un algo de frío
Para el recuerdo de hoguera
Y el golpe de un martillo que sabe tu nombre.

Hablar del hielo
Conjugar los tiempos
Sorbiendo todos tus olvidos
Como si fuesen tragos y nada más.

Las artes del mago
Entre cruces y alambrados
Las preguntas de tu boca
Y el aroma que en el alma me inyecta tu piel.

No tendrías compasión
Lo tuyo es lejos
Lo mío no es más que camino
La historia de un presente
Que a pedazos intenta su futuro.

***

Se sabe que dirás que no lo sabías
Se aceptará que míos fueron los errores
Se dirá que todos lo sabían ya desde antes
Se vivirá, de nuevo, lo que no pudo ser.

Aunque tengo el cómo
Yéndote te llevas el premio
Y aún sabiéndolo cuesta
Como le cuesta la risa
Al que en tiempo de cosecha avizora la tormenta.

Andrea
22:58
02.07.02

Para algunos

Desmayado de intenciones
Que en piedra se hicieron pretérito
Flota en la inercia de algunos días
Gestos crueles, palabras precisas.

De su corazón come una sanguijuela
Por el suelo, sin caídas, el vértigo
Con el pánico y no la náusea en lo que se toca
Por las cosas como púas, las púas que alguien sueña.

Mucho por descubrir, por volverlo a hacer
Los altos precios de la contención
Entre la gente desprovista de otro armamento
Que no sea su propio número indecible.

En el centro de la bruma, desestimándola
El mástil sin bandera, el símbolo perdido
Y la cínica sonrisa del que lo había sospechado
Queriéndolo un poco, no queriéndolo mucho más.

Delante de todos, sin sentir
El ritmo de las lenguas de fuego
El inmenso quejido del asfalto
Los estertores de un desierto que se ahoga en su nombre.

Pasa el sembrado, pasan sus técnicas
Disfraz que no llega a cubrir la vanidad
Dejando huellas de fallas perpetuas
Como esquirlas vivientes por casi siempre en movimiento.

En el seno de la nada, sin curiosidad
Evitando la carretera de agua
Haciendo crujir la tierra con los pasos
Como si lo que viese ya lo hubiese visto en otra vida.

Los otros se preparan
Y en la multitud se ve la mugre
Y en el aroma de la grasa quemada
No se distingue más que un cristal que fue espejo.

Un sitio cíclico
Que no es buscado
Que es el que persigue
A los que en silencio dominaron la ira.

Habrán de estallar
No se cumplirán sus predicciones
No será como esperaban, no será como temían
No habrá más de lo que hay, y eso será todo.

Smarc
15:57
06.07.02

El secreto del campo

Dirán que después de la lluvia
Que después del viaje
Que después de los años
Porque cuando el ahora no alcanza
No queda nada que no se llame después.

Dirán que nadie hace por el mundo
Lo que por sí mismo no realiza
Sin saber que el más límpido paisaje
Que a otro impulsa a plasmarlo
Ni siquiera sabe que no es más que objeto.

Y uno gira, buscando la curva recta
Y por uno otro cambia
Y por otro uno persiste
Para que sea claro como la muerte
Que hasta el último aliento supera toda intención.

Entonces, es el asiento de al lado
Clava el acto del maestro y no el de su alumno
Los golpes del que llega a la puerta
Y no de quien decide abrir o no
La moneda que discute perderse en su propio sueño.

Las confidencias guardadas, las compartidas
En tiempos donde todavía cuentan la edad
Cuando familia, estado y nación aguardan
La hora en que se los quite fuera de los libros
Para intentar justificar los días sin el novio.

La prisa sabe el sentido de su destino
Grita y ríe dentro del corazón de los jóvenes
Aúlla la carne mientras se fragua la espada
Siglo se hace el minuto que en el tiempo no existe
Cuando en la cintura ya refulge la posibilidad de lo inmutable.

Algo de cuidado, destreza de orfebre
Sin luz, el estudio de todos los sucesos
Las casi tangibles expectativas del que observa
Cómo resuelves cada momento que generas
Al ir por tu vida como quien va por un campo ajeno.

Nadie congratula al que cumple con la ley
No hay premio para el premiador
Porque toda obligación no es más que medio
Y porque todo fin no es más que un nuevo principio
Que nace y muere en el secreto de los ojos del que ama.

Andrea
16:24
06.07.02

Sobre la tabla 1

Parecen oscuros los desvaríos
Y siempre tan claros los aciertos
Que se olvida que hasta la duda
A veces, se llama a reposo, o a viaje.

En la pendiente, donde ya tengo un pie
Alguien tira de mis ropas
Tienta el dejarse caer, por horrible
Y vivir se convierte en posponer el ceder.

Pudiera buscar el cálido apoyo
De alguna salida, de alguna puerta velada
Pero como todo lo que resulta sencillo a la larga
Más tarde cada escape se hace frágil.

Dejemos que también esto pase, me digo
Como pago por la tregua que no me dieron
O que no pude distinguir por tanto metálico choque
Entre las intenciones del día y las de la noche.

Como se ve, así, la ignorancia vuelve a ser causa
De llagas mundanas, más molestas por cuanto más evitables
Cuya cura, aunque sencilla es también más difícil
Como difícil le resulta a la voluntad seguir a la inteligencia.

Se abre el plan de la espera
Con los ojos puestos en el curso de las cosas
Como el cazador que sabe que puede pasar a ser presa
Y que como sea que termine, al final
Sólo para rechazarlos serán escuchados los reclamos.

Smarc

Sobre la tabla 2

Quiere contestar
Responder a la inquisición
El camino por otros andado llama
Porque en el silencio la batalla es otra.

Atisbar el fondo no alcanza para conocerlo
Ni el haber estado ahí habilita para explicarlo
Saberlo conlleva el dominio de su rumbo
Que no está en las manos del que cede a una distracción.

Sentenciarlo es lo ordinario
Ir realizando de nuevo lo imperfecto
Para medir y probar sus parpadeos
A ver si logra ser lo que pretende.

En la trama se pule o se desgasta
La presión pasa a ser un instrumento
Del fuego se llega a la antorcha
Pero el destino, intuido, obvia el modo que a él conduce.

Difiere el que atiende lo que bajo el sol ocurre
Del que en la tierra escudriña el interior de la luna
Para el primero el peso de la Historia y el de los Misterios
Para el otro la tarea de terminar lo comenzado.

Se contiene, resistiendo la lástima
Porque ha creído en la espera
Cree que no es mucho lo que falta
Para comprender de pleno los elementos.

Andrea

Algo que ver

Confieso que la penumbra
Suele protegerme de la oscuridad
Que una antigua llama, sin encandilar
Ilumina los pasajes de mi mente.

Sobre los bosquejos de la violencia
El hambre brutal y el frío en las entrañas
Otro nombre me persigue, desprovisto de imagen
Exponiendo la locura de encontrar bonita una prisión.

Entiendo que alguien reposa
Merced a mi festejo; que algunos huesos crujen
Como leños secos quebrados por el viento
Que en tierra nada se hunde, porque es la tierra la que traga.

Crueles los sueños, crueles los pensamientos
Una sinceridad de diamante, y también imprecisa
Porque abarca la idea del todo y de no poder abarcarlo
Como el niño que ve en el adulto una cuestión de tiempo
Que lo deciden los pechos de la madre o los brazos del padre.

Más tieso porque mayores son las correas nuevas
Las hechas por uno después de romper las ajenas
Permitiendo el canal de las verdaderas heridas
Las que abren la carne por contenerla y no por sujetarla.

Sigue el humo, persisten las estatuas
Se complica el ritmo para el de rodillas blandas
Arrecian las valleadas en el teléfono
Y si no fuera por el concepto, por tenerlo dentro,
Alguna expresión de emoción no sería más que inmundicia.

Volvamos...

Si cada palabra fuese una parte del hilo
Que teje la ropa que vistes o vestirás
Si cada gesto fuese una parte de la estructura
Que protegerá y alegrará al carenciado
O se vendrá abajo al primer ocultamiento del sol

Se pensaría dos veces, y una tercera
Y se sentiría la dulce presión del acto postergado
El precio justo, si es posible verlo
De la extrema satisfacción del día bien acabado.

De manera que cuando escuches “buen día”
Recuerdes que “bueno hay uno solo”
Y que cuando sientas la injusticia
Te concedas saber, te ocurra u ocurra
Que si lo percibes es porque en ello
Algo tienes que ver.

Smarc
21:57
09.07.02

Fue

El: Yo tengo la culpa
De sentir lástima por quien la siente.

El que la supo: No quería que la quieran
Se sabía puñal
Se conocía gaviota
Fuerte, siempre obvió al débil.

El: Aunque lo quiero todo
No me desvía que no todo me quiera.

El que la supo: Ansioso de sus ojos
La perseguía el mar
Disimulado en mareas
Buscaba sus pies.

El: Nunca perdí, yo lo sé
Porque nunca creí, y por esto nunca tuve.

El que la supo: Alguna vez la luna le ofreció cobijo,
una siesta pretendió su compañía el sol,
Pero ella era de otra hora
De las que aguardan sin esperar.

El: Como regla de lo que quieras
Pero como yo lo prefiera, siempre.

El que la supo: El precio por tenerla era perder
El de conservarla implicaba perderse
De la selva, era mía
Me la quitaron los dioses porque nunca la pedí.

***

Había cazadores, en ese entonces
El miedo era fácil, y sencilla la valentía
La muerte solo era inevitable
Los espejos reflejaban lo que había.

Ella y yo estuvimos ahí, sin futuro
Sin saber de este hoy, en el cual
Alguien como tú, de la felicidad
Lo más cerca que puede estar es contemplando la ajena.

Tiempo atrás - para algunos es notable -
No podíamos curar, aliviar el dolor lo era todo
No teníamos refranes, sólo contábamos con nosotros
Gente hecha de tierra para algo que era más que la tierra.

Andrea
22:20
09.07.02

Ashen

En otros la incomprensión
Dentelladas simples
Por una risa breve
Por un entusiasmo de aguacero.

En noches ajenas
El escándalo de una duermevela
Donde el llanto se detiene
Como el otoño sobre el prado imaginado.

La magia del juego
Calma y tormenta
La idea del después
La dudosa presencia del ahora.

El puñal que reposa.

Alguien lleva clavos en los bolsillos
Conoce su tarea, anhela la paga
Sabe algo le habrá de salpicar
Lo sabe todo, porque sospechándola ignora su ignorancia.

El tiempo es frugal
Se va en destellos
Que son menos que sus marcas
Que son más que su paso.

Captar el transcurrir
Vale tanto como narrar lo ocurrido
De no ser por ese salto
Que uno aguarda porque cree que otros lo aguardan igual.

Pero es poco
Como la moneda para el rico
Y es mucho
Como para la tierra el agua.

Dibuja el aire su propia figura
Llega y parece haber estado
Porque duele y cura su dolencia
Cuando habiendo pasado pasa.

Como los afectos
Como las historias
Como las intenciones
Como la vida y muerte de cada uno de nuestros días.

Smarc
22:39
09.07.02

De cu hi d ti

Quizá doscientos denarios nuevos
Fuesen suficientes esta vez
Para captar el instante preciso
En el que el cúmulo de buenas intenciones

Reunidas en un solo hombre
Le despierten en el alma a la mujer
El deseo de ofrecer lo que casi siempre puede
Un algo de abrigo, un poco de consuelo.

Si se le concediera la consumación
El acto se dejaría ocurrir día tras día
Y aunque error no habría en ello
Sí habría una detención, la puerta entreabierta a las tentaciones.

Porque no es tan sencilla la misión
Porque no hay, ni puede haber belleza
En proteger aquello que debiera saber protegerse
Mientras busca la pieza tallada a su medida.

A la hora de las cruces, está escrito
Cada cual con la suya, primero
Y si al resentimiento puede vencer con alegría
Con algo de ayuda al otro, bastaría para otra sonrisa.

La sencilla persistencia de los números
Que hacen su juego seco y desnudo
Enlazando letras se dejan enlazar por quien las conoce
Clavando en un punto inasible de la tierra su destino.

Éxtasis de una posible comprensión
Xilografía anticuada por la patrística
O la vanidad de una meta liviana
Dividiendo el reflejo de luz propia y ajena
Ociosamente, como si en la calma no hubiese equilibrio

2 son las opciones al principio
1 es el camino para el docto

2 son los posibles resultados
3 son las columnas que llevan al más lejano.

Porque hay veces
Que cuando matas a la hembra
También matas a su cría
Y de ésta, entonces, quién habría de ocuparse?

El salto es fácil, porque es potestad
Reconocerlo todo y ponerle un nombre
Que así lo difícil puede volverse sencillo
Porque a la fuerza se le da el canal por donde hará.

Andrea
11.07.02
19:32

Cerrando un círculo

Impedía el acceso a su brevario
Porque en él estaban registradas
Las desgracias de otros mundos
Más antiguos y aún existentes.

La distancia entre Nazaret y Arimatea
El espacio que puede recorrer el cuerpo
Y los lugares que puede precisar la mente
Como una empatía a ser aplicada en el futuro.

Vuelve la cara, que de la huida
Podrías hacer sólo una partida
Que de todos modos no será lo que ves
Lo que habrá de darte alcance.

En el último instante, al menos aquí
Todo temor desaparece
No llora eternamente el huérfano
Porque hasta el daño más grande dura menos que el tiempo.

No has prestado atención
Se ha dicho que es aquí.

Cuando despiertas y queda unos minutos
Antes de que se corra el telón y te expongas
De nuevo o nuevamente, con lo que en verdad tienes
Y con lo que en verdad deseas, y con aquello que te espera.

Es aquí, donde alguien quiere sostenerte
Para que sientas el aguijón de querer sostener
Donde el hambre, el frío, el calor y alguna muerte
Hacen trizas las páginas que nunca pudiste compartir.

Muy adentro, muy al fondo de uno mismo
Lo guardado imprime su sello en lo visible
A oscuras, en la intemperie de la soledad
O en la penumbra fraterna del hogar común.

En algún después suponemos aguarda el descanso
Por la idea del mismo fragor para el llanto y la risa
Los huesos que se quiebran porque están viejos
Y la mueca hostil que se diluye frente a la caridad.

Es aquí, donde lo que no se tiene te hace abrir el libro
Para mostrarte los imposibles de las razones
Marcándote al tiempo que vas marcando – sin que lo notes –
Como las huellas que en los dedos del pintor deja el lienzo trabajado.

Un poco más, sólo un poco más
Di que en esto está la eternidad
Y al tiempo sospecha que siéndolo todo hay más
Y que para entenderlo hay que hacerse puente.

Después de todo, aquí
A cada noche será el golpeteo
Cada vez menos de lo intentado
Y cada vez menos de lo pretendido de otro

Hasta llegar al silencio
Donde no habrá distinción
Entre lo dicho y lo no dicho
Puesto que ya nada será lo mismo
Pesando igual el que nunca nada lo fue
Con el siempre todo lo fue
Cerrando el círculo
Para el que ya no se precisa ninguna geometría.

Smarc
20:17
11.07.02

El humilde

Inmerso en los laberintos de la desesperación
Por un dolor que solo la locura podría aliviar
Recibe, como un azote, la clara visión de lo efímero
Recordándolo todo y viendo que en ello no hay nada.

Y habrá de seguir
Poniéndole el pecho
A las circunstancias del mundo
A los avatares de lo incomprensible.

La precisión de los afectos
- Que del alrededor solía hacer
Un conjunto de nubes innombrables
Un simple puzzle nada trabajoso -

Ahora, perdida, parece enaltecer
Los alambres llenos de púas
De donde cuelgan como sangrientos jirones
Los horribles intentos por alcanzar lo que no fue posible.

Entonces la calina
Por el no saber hacer
Por las respuestas escondidas
Debajo de todas las piedras de este mundo.

Divierte el payaso
Alegra o entristece el músico
Y el poeta, por asistir a su vida, alega
Que el silencio es otro cuando oculta el crimen

Como son otros los pasos
Del que quiere y del que no desea
Imponiéndole a un mismo camino
Dos rumbos distintos, y entre ambos mil esperas.

Alguien quiere cambiar la tierra
Y aunque no lo logre nunca
Es sabido que la tierra cambiará
Dejando el discurso en el papel
Y la obra, libre, conociendo el aire.

En los diez minutos que quedan
Antes de algún acontecimiento
En los miles de años que vendrán
O a los que de algún modo habrá de llegar

Porque no vence el invencible
Realiza su ideal
Como una rosa en el rosal
Cuando por elegida es arrancada.

Andrea
21:00
12.07.02

Aritmética

El frío que en la noche
Raja la piel del mendigo
A ti te hace débil
Como el mar al campesino.

Solo es una pieza el corazón
Solo un instrumento la diestra
Y en tu posible diminuta mente
De cien puertas sólo dos, quizá, hayas abierto.

No hay misterios en los abrazos
Ni grandeza en la correspondencia
El filo se hace en la comprensión
Capaz de rasgar el útero cuando busca salvar una vida.

Y todavía es poco lo visible
Ya no agota el martilleo del herrero
Ya no pesa sostener los brazos
Cuando por la obediencia se accede a la serpiente.

El resto de los sueños
Lo que se arrastra en la mañana
Lo que se pretende de la noche que llegará
El medio y el fin que no caben en los bolsillos.

Zambullirse y dejar atrás, arriba o abajo
La esencia del temor y su enorme tristeza
Por el instante en que las amarras se sueltan
Y por una vez con un dedo es posible tocar la libertad.

Pero antes las barracas
El hedor en el cuerpo de algunos musulmanes
Los campos de concentración y el dinero
Las estúpidas novelas en las que algunos convirtieron sus vidas.

No es el precio, sólo es un modo
Para que el imbécil de la vida haga una escuela
De la que obtendrá una educación por la cual
Morirá sin saber que él, y sólo él, establecerá la paga.

Cuando se raje lo que entiendes por cielo
Y de la tierra no quede ni el polvo de tu cuerpo
Todavía estarás para que un alguien se entretenga
A ver si miras el entorno en términos de pasado y futuro.

Porque es lo que ves cuando te miras
Con ojos que no son los tuyos
Con los que pudiste tomar
Por ponerte del otro lado, sumando, y no restando.

Smarc
21:39
12.07.02

Después de los ritos

La sombra en la pared
Como eco de su cuerpo
Las velas y el hornillo
La ceremonia del peso.

Una medida para el humo
Para el mar y la falda de las montañas
Sin posibilidad de esperanzas
Ni flauta ni quena en la tierra del ansia.

Dureza sin destreza
Las reglas de los que ya no están
Para los que quedan
Sospechando las fauces de la fiera.

También trabajan los caídos
De ellos se ha hablado un poco
Por el temor que despierta su fuerza
Son pocos los que hurgan en su historia.

Lo peor es breve, lamentablemente
El cuerpo es tan blando, al final
Que no siempre puede resistir
El golpe de una idea que no contradice lo real.

Así el cansancio como bálsamo
Así el límite fija lo inabarcable
Y lo más extenso se vuelve punto
Dentro de la mente del que habrá de descansar.

Habrá más
Una y otra vez la luz atraerá
Una y otra vez la oscuridad ganará adeptos
Hasta que batallas y juegos desistan de su sentido.

No vence la razón a la fuerza
De nada vale entender la tontera
Por otro hilo navega la certeza
Donde el alrededor no es más que paisaje.

Ropas blancas, o ropas negras
El sujeto prendido del símbolo
Frente al que domina el significado
Y que por ello prescinde de la forma de un objeto.

Hay ayudas que debilitan
Como el aroma o el lecho
Haciendo de la mano que sostiene
La que oculta la verdad.

Enfrentar el destino del enfrentamiento
Y las consecuencias de toda desestimación
Para ver quién constantemente se atreve
A palpar el error y el acierto como quien palpa la nada.

Andrea
13.07.02
17:53

Alegría de invierno

Me ofreció un futuro en la tierra
Lo que las niñas llaman “compañía”
La seguridad de alguien a quien abrazar
La mañana armoniosamente sin sonrisas.

Las otras, con solo existir me provocaban
Y era a mi cuerpo a quien traicionaba
Cuando las ignoraba, cuando fingía hacerlo
Porque el deseo volvía después, siete veces más fuerte.

Lo que entonces comenzó a ocurrir
Bien puede culpársele a la noche
Como toda primera vez
Cuando al llanto le sigue la calma, y a ésta la risa franca.

Dos o tres libros que dicen “momentos”
Frente a la lujuria apoderándose de la carne
Como la gracia de los movimientos exactos
Destruyendo el rictus de aquel que, finalmente,
Jamás alcanzó a comprender nada.

Corazones rotos, palabras sobre palabras
Como corredores que ignoran el precio del premio
Y nadie que se atreva a delatarse
Porque en la carencia confesada se desnuda la ajena.

Pero son otros los versos, definitivamente
Cuando al encender o al apagar la luz
Lo mismo es lo nuevo, y lo nuevo existe
Y basta con intentarlo porque todo huele a muerte.

No tenemos tiempo, velamos siempre
Durante sesenta o ciento veinte años
Sabiendo que nadie camina sin destruir
Al menos una huella, alguna hierba débil.

Confundidos, más de uno en su ropaje
Ciego y también mudo quien guía al otro ciego
Como simbología horriblemente pobre
De lo que pasa cuando es uno quien lo permite.

Todas las perspectivas para un único final
Haciendo de la tierra un Gólgota infatigable
Donde a ya nadie se le obliga a prestar ayuda
Porque hasta los que condenan saben
Que no es más que polvo lo que juzgan.

Smarc
20:05
13.07.02

Cuestión de tiempo

Una misma condena
Para dos amantes
Que tanto buscaron
Expandir sus alientos.

Porque no era posible
Las columnas de sus piernas
Una mano que sobre otra partía
A la tierra de donde sentía el llamado.

El antes, la breve historia
Donde reinó un nombre ahora ajeno
Dejando los muros llenos de señas
Las horas plagadas de marcas

Haciendo que una parte de la escalada
Sea la lidia contra la memoria reciente
El difícil arte de vaciar una vasija
Para llenarla de ansias nuevas.

Se quiso y se logró
Pero el acto no alcanzó continuidad
La forma pesó demasiado
En los ojos que más lejos fijaban la mirada.

Las rajas guardadas para el fuego
Se convirtieron en lastre sin sentido
Porque la llama ya era otra
Una que iluminaba para consumir a quien lo hacía.

Siempre a mitad de camino
Como los que están ahí
Aguardando el momento
Un poco generado, un poco recibido.

Tres de la mañana en el día del solsticio
Un humano centro crístico
Mientras la doncella, echada a perder
Llora su desdicha, que todavía no es amargura.

En otros ámbitos se da la lucha de otros entes
Cuyo trabajo, en parte, también se resuelve
En esas dos bocas ahora separadas
Que cuando se unieron reflejaron un brillo único.

Hembra y macho persisten
Habiéndolo acatado casi todo
Aunque cada uno guarda una llave
La que abre la nocturna puerta del otro.

Andrea
14.07.02
14:31

Aviso

Serían conocidos sus destinos
Sobre y detrás del escenario
El previsible final del cadáver
Después del saqueo de las tumbas.

El cielo blanco y la luna negra
Jinetes rojos y enceguecidos
Transpirando destrucción
Entre las tiendas de los nómades.

En una habitación se cuela el miedo
Quien lo recibe no tiene a quien llamar
Las baldosas crujen al quebrarse
No alcanza el manto para no ver.

Cae el imperio y un alguien está en pie
No sabe nadie su nombre
Por muy ocupados con los muertos
Olvidaron el hacerle, de todas la preguntas, al menos una.

Susurra el oleaje
Como si quisiese aplacar
La tenaz presencia del hedor
Que en la retina de los que quedan
Crucifica la imagen de la tierra perdida.

De los relojes colgaron a los románticos
Fue la hora y ya fue el tiempo
Hasta el último grito fue agotado
Para que se cumpla el incumplimiento.

***

Y a veces un museo en Madrid
Un pórtico conocido en Venecia
Todo de agua y de tierra
Todo comienzo, todo banderas.

Suave sobre la espalda
Ya el polen ya las lágrimas
La carretera abierta y ganada
La infinita recta hacia la luz.

No llegó a cansarse el péndulo
Echaron raíces los presentimientos
Pero las cosas quedaron ahí
Como objetos que nunca respiraron.

Smarc
15:18
14.07.02

Con fe

Y ya con el cofre lleno
Nada resulta más sencillo
Sin polvo cubriendo los muebles
Todavía hay desierto en quienes los usan.

El estigma de las cosas hechas
Para alcanzar un tiempo que huye
Que estando ya no está
Como los niños que dejamos de ser.

La pena de un compromiso
El pesado hábito de las reglas
Y una vida que a veces parece
Demasiada larga por tan poco intensa.

Y, sin embargo, una nueva oportunidad
Merced al sol que no ha parado su marcha
Y que no habrá de detenerse hasta un nuevo día
Para tenderse como un lienzo inmaculado.

Más, o menos cansado
En la dimensión del contenido de las alforjas
Seguir tentando como sea que se pueda
El arañar la montaña hasta dar con la mina.

Tan lejos ya que todo es suficiente
Que es posible adelantar algunas cosas
Sin necesidad de ninguna profecía
Por solo cumplir con una cuota de esfuerzo exagerado.

Cuando se perdona por hartazgo
Y se dejan ir algunos alientos
Porque la pena que implica retenerlos
Mayores son que la paz que pudieran generar.

Del lado de la derecha
En un universo que no desconoce la siniestra
Fuera de los afectos, de las emociones
La exacta estructura de un trampolín

Que continuamente invita a lo inmenso
A quien desde su edad acepta y asume
La proyección de su propio resto
Y le jura fidelidad porque no conoce algo mejor.

Andrea
23:49
14.07.02

De qu hi d ti

Con los tacos tan altos
Le cuesta un poco más la pendiente
Los pasos que quieren ser firmes
Por su torpeza encuentran el temblor.

Alta, quizá mucho
En su dimensión no halla voluptuosidad
La experiencia que refleja la hace apetecible
Se sabe que con ella las palabras sobran
Y ella sirve para los que no conocen el otro juego.

En una existen todas
El mismo desprecio ruin en la mirada
La misma necesidad siempre maquillada
Y un algo que huele a echado a perder.

Por un momento, o por tantas veces
A mi lado, en la calle queda atrás
Porque aunque en el exponerse está el señuelo
Es a oscuras donde a su modo brilla, donde sabe adelantar.

Con el cuerpo todavía joven
O ya madurado varias veces por el tiempo
Después de aceptar las embestidas del de turno
Libera un aroma a derrota, y a agria victoria

Y se aferra a lo que aprendió que es la vida
Un par de recuerdos buenos y no pensar en el mañana
Y por no encontrar alguien que le ejemplifique lo contrario
Cuida en secreto su más íntimo anhelo, el de pertenecer no importa a quien.

Sobre la patética mesita de luz
Los necesarios billetes arrugados
La sonrisa puesta como una prenda más
Y la desesperante necesidad del breve leteo del sueño.

Alguna todavía puede sentir el frío
Otra le quita provecho a sus magullones
Y como sea, conjuradas por un modo del coraje
Por sí mismas a los momentos les esquivan sus guadañas.

Quizá por esto, porque para ellas el amor no está negado
El enamorarse lo es todo, porque el novio nunca está
Porque no habrá altar, ni boda, ni nada
Y muy bien saben, entonces, que lo que sienten es lo que tienen.

Mientras las otras son las que pretenden ser correspondidas
De las que hablo son aquellas para las que basta con una paga
Mientras son las otras las que al ser rechazadas se ofenden
Estas, también conocidas mías, también son las que me desconocen.

Quizá mueren solas
Como vivieron
Ante lo que no conozco
Sólo me queda suponer, y ahí detenerme.

De un lado resulta muy claro
Que algún acto fue por dinero
Y desde el otro, acaso, no fue ese mismo acto
Por lo que no había también a causa del dinero?

Pasa que sin cambiar
Se hace difícil decir el cambio
Que todos sentimos algo
Y para el que no ha sentido no tenemos lenguaje.

El afecto de las prostitutas
Caricia de coral que no conoció la escuela
Nacida en humildad lanzada al orgullo
De hacer de un hombre arcilla nueva en manos viejas.

Escándalo del aire filtrándose en los ventanales
En las orillas del puerto o en el centro de la ciudad
Donde el tiempo por fin tiene su precio indiscutible
La medida del deseo y la destreza capaz de satisfacerlo.

Boja abajo hacia un abismo de alfombra o sucia baldosa
O con los ojos entreabiertos a un cielo imaginado
En la humedad que palpita entre las piernas
Y el jadeo que le gana en su carrera a la expresión de algún nombre mortal.

Ser a ser
Pretensión a pretensión
De frente y de otros lados
Salpicando de placer a la oscuridad.

Todo tangible hasta la sed
Todo etéreo hasta el amanecer
Cuando se vuelve a la calle
Y la calle es la misma, porque nadie hizo nada al respecto.

En esta tierra es así
Hasta que alguien
En pronunciado silencio
Alcanza lo que imagina
Y no es un alguien lo que imagina.

Smarc
15.07.02
21:52

Tierra

Me sé las calles que llevan a ti
Las historias que pudiendo inventar
Todavía desconoces que ya están en tu mente
Como las semillas que trajo el viejo viento a una tierra joven.

En tus ojos, que no todos alcanzan
Sabiéndolos digo que adivino
Los restos de un pesar vigente
La última derrota, que culparás a la fuerza.

Afortunadamente, lo que sé no vale mucho
La lluvia que siento pudiera no existir
Aunque su devoto, no soy el dueño de lo imposible
Lo mío es poco, un alrededor que no quiere centros.

Enfrente el Bósforo, o abajo el Tajo
Mientras la vida, por alguien descrita como milagro
También sueña su anhelo inaccesible
Haciéndose pan común para los que respiran sobre el polvo.

Una vez más
Que esté en tus manos
Para comprender la tragedia de no ceder
Y masticar el témpano de poder volverlo a intentar.

Llueve sobre cada partícula de mi existencia
No es más que idea el sol de oro dentro del pecho
Y es por la idea que cabe dentro de lo imperfecto
Que se quejan las vigas cuando reciben la presión del que las sabe.

Sin dejar nada atrás
Porque el atrás sólo es fingimiento
De que existe aún lo que existió
Como si lo eterno hubiese alguna vez tenido pasado:

Direcciones a seguir
Rangos de cuentas
Una precisión enloquecida
Que en números y letras niega el error
De no ser, finalmente, más que un medio.

Hubo un tiempo, lo he leído
- No me lo mostraron los que te rodean –
En el que a pesar de que no se amó a todos
Se habían proclamado justicia, misericordia y fe.

Golpea
Como le golpea al presuroso
La voz que dice sabrá esperarlo
Y el uno, incierto espera, y el otro, incierto parte
Para que los dos, negándose al amor, no den con el odio.

Un vino nuevo que no será más que vino
La desesperación de todas las metáforas
Cuando pudiera, por solo pensar, pudiera pensarse
Que aunque todo hubiese sido posible de ser distinto
Nada lo sería, porque no hay nada mas grave que lo que no se fue.

Que griten todas las noches al mismo tiempo
Cómo se atreverían a poder siquiera sospecharme
Cuando después de haberlas revisado hasta el rencor
No encontré más que la duda pidiéndole cuentas a mi piel?

Quizá no dar ayuda
Alcance en altura al no haberla recibido
Puede que juzgando
Se le muestre el rostro al que juzga...

Pero confieso que no se manda
Sin antes haber servido
Que no es raro vivir el desprecio
Para poder aprender a apreciar.

Cuesta un tanto, dar en una medida
Y recibir en otra muy otra,
Y basarse sólo en la retina
Cuando es el corazón el que ve.

Como la maravilla que se nos enseña
Que pagamos con un bolso casi vacío
En donde guardamos esas carencias
Que pretendemos nos justifican para el reclamo.

En tu cuerpo de hembra
Que tanto supo ser madre
Y en el tuyo de macho
Que tanto supo ser padre...

No siempre los hijos los une
No siempre está compensado
Porque a veces lo establecido no basta
Para alcanzar algo más de lo establecido por cumplirlo.

Había un mar
Todos lo conocieron
En él navegaron
Y a pesar de que no naufragaron
Fueron pocos los que en la otra orilla sonrieron.

Un destello que fue enigma
Un momento en la mañana
Locura grave, piel salvaje
La tempestad de un alguien que cree.

No es contigo
Y quisiera que lo fuera
Y sé que no es posible
Y lo que no puedo me alcanza.

Y la risa?

El redil encajonado en su corral
El pelo largo de los consagrados
Las ropas previstas
La más indiscutible de las leyes

En el prurito del arte
Que respirado asfixia
Como asfixia la nada
A la intuición del todo...

Como se sabe, lo que empieza
Debe alguna vez acabar
Y aunque nadie sabe cuándo
Tampoco nadie recuerda cuándo comenzó.

Contigo, tierra, contigo
Con lo que me has dado
Y con lo que pude obtener
Por intentar mi vanidad.

Dejaré y no dejaré
Haré y no haré
Como hasta ahora
Que no nos conocemos
A pesar de habernos visto.

En acierto, o erradamente
Quise lo que quise
El extremo del extremo
Donde soñé la pureza

Donde no cabría la multitud
Y en el ahogo se constituiría mi excepción
Para decirle un silencio al bullicio
Y en el murmullo restante te ofrezca compartir el camino.

Acuario y el aire
El peso de las cosas
Y ese poder
Jugarse de nuevo
Como si no fuese la primera vez.

Andrea
15.07.02
22:53
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
 

5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dualidad 101 217 :: 2002 :: Tierra-