Dualidad 101 217


 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 4    Sáb Mar 24, 2012 5:52 pm

Entre otras cosas

La mirada que gastas
En el cadáver de turno
El posible roce de tus piernas
Entre las que lo ignoran todo.

Juego del espejo y del espejeo
Que me dicen: habla o calla
Que mañana es tarde, y en el tarde
Hasta los más grandes peligran.

Me defiendo en los hechos
Porque son indefendibles
Una carta no escrita
Un escándalo evitado.

Presiona el mundo, que mi forma desconoce
A ver si le sonrío al presente que sé acaba
Probando el peso y la medida del contorno
De cada rastro que en los ojos lleva quien vivió.

Sin castigo

El deseo que une al niño con el hombre
El marco del amanecer que en los ojos brilla
Caricias derramadas por sencillas, porque brotan
De un nombre que llega de a poco a la estación inesperada.

Quizás ya tú adivinabas el siempre
Mientras en lo que quedaba de la noche
Yo jugaba al tiempo y al espacio
Como quien en la comida no distingue el alimento.

Qué hacerle
Sino vagar por los tejados
Por calles y por oficinas
Desnudando inextricables laberintos?

***

Justicia imperfecta de las horas
Saber que ocurrirá
Enteramente saberlo
Como un crucifijo desde la infancia

Y fingir
De nuevo
Que no sabía
Que eras tú quien brillaba.

Smarc
21:54
14.06.02

Idea rota

Cede el frío a su presencia
La tarde es llamada a su sepulcro
Dejando solas a las piedras
Sobre las que dejó la huella de sus horas.

Embiste contra el hombre
Ansioso de predicciones
Que en vida miente su vida
Sabiendo, quizá, que no lo sabe.

Escribiendo

No se acababa la noche
Con la humedad ganando los pasillos solos
La tos de una mujer en su habitación
Y el silbido del viento en las terrazas.

La notable presencia del orden
El campo de luz de lo no predeterminado
Empujaban la mano del testigo
Labrando en la marea del alma el acontecimiento del pacto.

Cansancio, para el sabor verdadero de la duermevela
La mirada del jinete tras la carrera
El andar del copista en el mercado
Y la copa de vino en otros siglos compartida.

Todo aquí, llegando a tierra nueva
Todavía sin perfección, pero con ambiente a lleno
Porque el tiempo, de apoco, lo fui haciendo
De futuros intuidos conquistados casi en soledad.

Figura del hijo, la posible ternura
Por quien habrá de hacer el vino nuevo
Llamado él mismo a anticuarlo
A domesticar la domesticación.

En una continuidad laceradamente humana
Como el doloroso trabajo de las bestias
Que por silente ahonda más en la pena
Y que por brutal, imposible le resulta la esperanza.

Y el fragor del acecho de la luna muerta
Ahogada en el fondo del estanque
Como una idea rota
A la vera del camino.

Andrea
16.06.02
15:38

Mañana o pasado

Lo que puedas quitar de tus entrañas
Sangrando el paso del día ocurrido
Como si la tierra estuviese bajo tus pies
Y sepas que todo lo que ves tendrá su fin.

Tienta el juicio de bondad o maldad
Y la leyenda de una vida posterior
El tiempo esquiva el anzuelo del pobre
Y en medio de esta inseguridad anida la multitud.

De la internalización de los valores
Que escapan al rock y a toda teosofía
Surge el peñasco donde siempre arrecia
La tormenta de nombres hechos trizas

Que buscan una mente en la cual morar
Hasta volver a ser lo que fueron
Desde otro principio en otro pasar
Haciendo de tu espacio su campo de construcción.

Entretanto

Te prometerán la más gigante libertad
Desde el púlpito de los falsos templos
Y cuando sufras te dirán que ello estaba escrito
Que así debe ser, para que entiendas quién es quien entiende.

Échate al río, aprende a gozar del hielo
Donde el mayor éxito pudiera, filosamente,
No estar en algún horrendo triunfo
Sino en la desolada realidad de no equivocarse.

Ve masticando la fatiga de los ojos
E intenta intuir el altanero espasmo
Que en la furiosa y continua corriente del agua
Representa una isla, pequeña por ser manifestación
Enorme por a sí misma saberse.

Y entonces guarda - sin siquiera pensar
En la posibilidad de algún atesoramiento -
La imagen de la hierba sobre el edificio
Y el óxido que con paciencia vence a los rieles.

Elige el destino y somete tu fuerza a tu fuerza
Sonríele a la desgracia que ríe nerviosa y apresurada
Achica los ojos ante los brillos, que no hay más protección
Que aprender a jugar con los tiempos, como con agujas ponzoñosas.

Ya mañana o pasado, cuando comprendas verás
Que por el peso ganado se accede a la posibilidad de vuelo
Abandonando sentimientos por no sentir su abandono
Sintiendo nuevas fuerzas por haber agotado las primeras.

Dite a ti mismo que contigo basta
Para una hora o una vida
En la majestad de algún silencio
O en la comida común de los que gritan.

Ve y anda, agazapadamente
Como si el suelo fuese papel de arroz
Como si el aire aguardase a tus pulmones
Como si lo que tienes a mano no fuese más que miseria.

Las explicaciones vendrán después
Cuando ya no las necesites
Porque no se explica la claridad
A la que no se llega sin probar oscuridad.

Sonríe, que la vida es breve
Y parece no acabar.

Smarc
17.06.02
22:31

De se hi d ti

Apenas puede con la renta
Que le exige el cuerpo
Cuando sobre la techumbre llueve
Y en el lecho de paja aguarda el desconsuelo.

Porque dentro del pecho le nieva
Es afuera que busca hoguera
Ignorando – siempre ignorando –
Que si levantase un tanto la mirada

Vería los leños, a unos metros imposibles,
Aptos para el fuego y la ronda fraterna
La ceremonia inicial por la cual sin recelos
Distintos pasados se harían argamasa

Capaz de unir las más duras rocas - cada ideal –
En un sólo cimiento para un mismo futuro
En el que la pena con una mano se podría borrar
Mientras la otra devela sin querer el retoño de una alegría.

Pero por rudeza vive
Y por rudeza persiste
El bosque se hace lejano
Y el camino amigo.

Alguno sabe la historia
Otro, sin decir palabra la vive
Y así se teje la trama de la alfombra
Que el más lejano la sueña sobre las nubes.

Azufre cansado
El primer demonio
El último ángel
A mitad de un diccionario.

***

En las siestas, con algún aliento derramado
Empañando la vista un anhelo circular
La posibilidad de la noche y su fuego
Y las horas haciendo distancia

Que venderá y comprará lo alto
La expresión de un impulso
Que obviando las rutas conocidas
Se abre paso por su fiel intensidad

Hasta llegar a la tierra
Donde con un breve aliento
Dibujará la historia
Que lo distinga de toda imagen.

Andrea
23:01
17.07.02

Su batalla

Seis minutos en contra
Le empujan a la velocidad
Haciéndole sencilla la ira
Y más violenta la sed.

Se le extravían las pequeñas perfecciones
En las aristas una y otra carencia parecen
Desdibujar la forma del continente
Que busca reflejar lo que ya fue sabiendo.

Y entonces la calma de los pasos conocidos
Ese vigor ya antiguo que lo sostiene
Por un complicado lenguaje de dendritas y axones
Entendible para quien sin prescindir puede obviar los sentidos.

La sombra de la copa que avasalla
Las alfombras de polvo ignorantes
Busca el calor de su todavía joven figura
Descreída de cualquier implicancia de la edad.

Centellean las preguntas
Como furtivos seres obedientes
Que buscan una puerta / ventana / grieta
Por la que atisbarían lo imposible de relatar.

En Dover el viento habla
Como una mujer madura
O un dragón de incógnito
Que precisa y suavemente le dice

Al sedentario que emprenda ya el viaje
Y al errante que ya es hora del descanso
Y en su juego, del que participa la sordera
A sí mismo se cuenta lo que no va haciendo.

Contundente y vulgar
Como un dedo sobre un timbre
Se aferra al plan original
De pasar el día y pasar la noche

Sin sobresaltos inevitables
Aseverando la peste y la muerte
Y una continuidad leída, aunque no aprendida,
Que cree le dan pesos a sus más livianas horas.

Desde la frontera a donde el que llega
Ya no puede rendirse, ni batallar
Por sutiles señales le avisan de treguas posibles
Si a soltar emocionales amarras se atreviese.

Quizá por esto, o por caprichos del capricho
Elija, pudiendo elegirlo todo, de nuevo lo mismo
Su diaria cuota de exceso, y su excesiva coordinación
Esquivando definiciones, como quien esquiva balas.

Se cansa, alega
Le quiere poder la fatiga
En su cuerpo ya vibra el desafío
Con los ojos rojos y la boca seca, sonríe.

También lo busca el sueño
Y al tiempo, las luces más ardientes
La memoria le golpetea recuerdos
Y el deseo le vigila las miradas.

Lo sabe, y hace tiempo que lo sabe
Y no se desentiende, lo asume sin trabajo
Como el pobre sus días, y el rico sus noches
Y una mano la lleva al vientre, y la otra a la empuñadura.

En la espera, donde simula quietud
Con sencillez tiende los planos
No los mira
Sabe que cualquier geografía es poca
Que lo que cuenta es el alma.

Smarc
18.06.02
22:53

Incapaz

Quieres algo, lo sé
Y lo que tienes ya no basta
Para atraerlo, ni retenerlo
Entonces deseas la venganza.

Incapaz de poseer
Buscas la destrucción
Del objeto de tu deseo
Aunque en ello vaya la tuya.

Vas mal, lo susurran los árboles
Que tan bonitos fingiste eran
Cuando lo tenías al alcance de la mano
Cuando creías que por los regalos no se pagan.

Pero seguirá el río, tal como lo viste
A pesar de que en él hayan naufragado
Tus frágiles sueños, tus hijos mejores
Y cada palabra de insidia de tu boca generosa.

***

Se avecina la decadencia
Su hora, desde el nacimiento
Pudiera sólo postergarse
Porque anularla implica un fin.

El reloj se cansa de su precisión
Y el cansancio a sí mismo se gusta
Porque sabe entraña nuevo brote
Que le hará más dura la batalla

Más adelante, cuando de nuevo el tiempo
Ponga frente a frente a la materia y al vacío
Partiendo la mente en mil direcciones
Cuando sólo hay una, y no es una la oportunidad de tomarla.

Lento, o vertiginoso
Algo de cinismo y algo de anciano
La carne que se pudre, el rostro que se agrieta
Perdiendo los afectos que anulaban los conceptos.

***

Es seguro que no te quedarán fuerzas
Y seguro es que carecerás de talento
Te faltará la magia y el alto brillo en los ojos
Y la perfecta distinción entre fineza y delicadeza

Y por esto digo que ojalá puedas, de todos modos
Comprender, aunque a tu ser ya parezca en vano
Que no se pierde salvo lo que no es de uno
Como la vida propia, y el vivir ajeno.

Y me digo, a mí que no tengo
Que fuera de la vida y el vivir hay algo
Que es.

***

Contrapesos en la altura
Danza de locos en las azoteas
Mientras los muertos rezan
Con sus cuerpos esparcidos sobre la tierra.

Gritan hasta la sangre las estrellas
Ahogan a los niños que no aprendieron el puñal
Queman, como a inútiles libros, los gestos blandos
Y todavía alguien, bajo la lluvia, arrastra su futuro.

En la mira, torcida, lo inmenso de la bruma
Resplandor del mensaje, palpitación previa
Camino de piedra por piedra y piedra a piedra
La espiral invertida, la senda que lleva al punto de partida.

La realidad en la piel de las gacelas
La fantasía en los suburbios de villa Elisa
Nada que decirle al que se place en la tensión
Y la espalda fraterna cubierta de agridulces sanguijuelas.

***

A la ponzoña colaboran las esporas
Y al prestigio del telón
Y a la nefasta humedad de los baños
Y a la intención de todos los eunucos.

Andrea
22:56
19.06.02

En vano

Culpa tras culpa en la búsqueda
De lo auténtico – real o no –
Sin el descanso de algún viaje
A plena calle de horas llena.

Una frase sencilla, de manual
Suficiente para sostener la mirada
Luego de dejar caer sobre el barro
Las más cordiales máscaras de piel.

El ritmo, que sin crecer ni decrecer
Manteniéndose a sí mismo parece volver
A intentar el momento de la dicha breve
Y de la paz, que maduran en la comprensión

De los giros de la tierra que se vuelve carro
Apto para la obediencia de quien por conocerlo
Dominarlo puede, si de sí toda alteración contiene
A pesar de las piedras y de los charcos del deshielo.

Creer posible el volver a despertar
Con los ojos lavados de cansancio
Y el corazón, aunque no más joven
Un poco más fuerte y un poco más abierto

Al llamado de la vida que a la vida no se aferra
Porque trocó garras por hilos de plata
Después de vislumbrar en un posible final
El final posible, más allá del silencio de los planetas.

Pero es en vano, no se da ni se gana compañía
Y los planos para construirla los han robado
Los hombres que inventaron las leyes
Que de antemano sabían no podrían cumplir.

Y aunque queda el desvelo cierto
Y la sincera audacia de un el todo por el todo
Se destiñen los colores, que antes fueron besos
Naufragando en una prosa que enloqueció de versos.

En el presente, jamás compartido, el pasado no silente
Que toma cada marea que en la historia dirigió la luna
Para hablar de aquella vez, repetida, que trata ser única
Al menos en la memoria, que por piedad, se concede una falla

Diciendo, que fue un prodigio y casi un milagro
Los silos llenos para el hambre prevista
La sorpresa que provoca quien llega
Cuando siendo esperado lo seguro era su ausencia.

Simplezas así
Tímidos detalles
La marcha del tiempo
Pasando revista a los que marcharon.

Smarc
21:55
20.06.02

Diez minutos

Tendrías que beber el polvo
Y llorar ciudades enteras
Luego de arrancarles su nombre
Para alcanzar el sueño de mi realidad

Volverás, porque yo te espero.

Qué cuesta vaticinar
Cuando el tiempo es humo
La vida un aliento
Y el aliento un error?

Y, sin embargo,
Las cosas vistas
Y los dibujos exactos
De quien nada tenía.

Volverás, también lo sabe la anciana
Que aguarda más que yo, verte llegar
Con el carruaje lleno de corazones muertos
Que capaces fueron de sus latidos todos dar

Por uno sólo tuyo que fuera fiel
No a la carne sino a la belleza que proyecta
Cuando el crisol nace y se hace entre dos
Que desde lo bajo dolorosamente sospechan lo alto.

Lee el principiante
Las palabras prohibidas
Le quema el vientre
Siente la caída de su cuerpo

Mientras todavía deseas
- Con todo lo que solo eres -
Una victoria que te absuelva
Del peso de no llegar a ser tu imagen.

Smarc
22:20
20.06.02

Capturas

Aunque cubren a Diana
Las nubes no alcanzan a ocultarla
Ya que para alguien todavía es temprano
Porque todavía le es posible conducir sin imponer.

Seguros pasos sobre el parquet a oscuras
Marcado el horario por el círculo en la muñeca
Como el clima por la llovizna meridional
Que juega a los inversos saturando conciliaciones.

Persiste el cuerpo sin crueldad
Eleva sus exigencias, busca el límite
Avanzando mientras siente el silente peso
De los caídos en la memoria.

En la ciudad de Asunción
En donde muy duras horas
Endurecieron las miradas
Entre sospechas se intuyó el inicio

De la música hecha de trozos de vidrio
De la historia que a sí misma se asesina
Y de un fuego fatuo que a nadie engañó
Porque los nombres - como sus sueños –
Se hicieron inaprensibles a los extranjeros.

Sin posesiones, y aun así esclavos
Se dibujaron las aristas de una inteligencia
Que fue más allá del sentido de la materia
Desde ella, y con ella, en el centro de una bahía.

De a poco, o bien de un solo golpe
Un nuevo fondo para el mismo marco
En el que los mapas que tanta esterilidad fijaron
Aceptan solemnes la mudez que intentaron disfrazar.

Una realidad que huye al pasado del tiempo
Que para escapar le basta explayarse
Pues sólo con paciencia puede capturarse
Lo fugaz de cada instante haciéndolo tangible.

Amanecerá más despacio
Hasta que siempre sea el antes
Y ya nunca después
Y sea obvio que siempre así fue.

La moneda, finalmente gastada
En un trozo de pan y un sueño nuevo
Sin que nadie lo atienda
Sin que nadie lo entienda.

Smarc
22.06.02
19:45

Buscador

En cada palabra hallaba un pozo
Donde buscaba su propia historia
Pretendiéndole al abismo un límite
Simple proyección de lo que entonces era.

No maldecía de su suerte
- No creía en ella -
Y aunque el estómago le reclamaba
El alcohol barato y las frituras del mercado

Lograba despojarle de toda expresión a su rostro
Con un par de billetes a la hora de la noche
Para escocerle a las calles el sentido que les imponía
Sin otra ayuda que la de sus imprevisibles certezas.

Se escribió que recorrió cuerpos
Que aventuró muchas madrugadas
Y que poseía el extraño don
De hacer sentir que estuvo siempre.

Como es debido, se ignoran sus fechas
Si en realidad finalmente partió
O si agazapado permanece oculto
Recelando historias nuevas mientras esquiva al tiempo.

Sujeto audaz, materia apta para la mente
Que de los enredos quiere desentrañar la trama
Creyendo, tantas veces, que en develar está el develarse
O que al menos algo, en medio de la rutina, logró el cambio.

Pero es vago, casi como el viento
Las horas transcurren con demasiada frecuencia
Más tarde o más temprano se cumple alguna ley
Nos fallan o nos faltan los escapistas en los que creímos

Cuando el vicio o la virtud parecían posibles, reales
Y todavía las estaciones eran fijas y contables
Y no creíamos que lo que nos iba a quedar, después de conocer tanto
Sería nada más que la tierra que pisamos y el aire con el que soñamos.

Quizá seamos nosotros los que andamos por ahí
Tratando estérilmente de probar lo obvio
De quebrar un alma o simplemente destruir un cuento
Porque hasta el miedo nos asombra cuando rozamos lo sincero.

Habrá que buscarlo donde él se buscó
Se tendrá que admitirlo o rechazarlo
Para olvidarlo o fijarlo en la medida del presente
Para demostrar, sola y pobremente, quién maneja los naipes.

Andrea
21:35
24.06.02

Si

Si la noche implicase el nombre
Y ese nombre a quien lo anhela
Plasmando en el todo de la conciencia
El vértigo de no tener lo querido.

Si ninguna forma tradicional
Pudiese ya alcanzar la horas del hoy
Donde la Tradición, marcando el modo,
Aclara el peso de las manifestaciones comunes.

Si todavía fuese lo humano por lo humano
La certera y última explicación
Que no busca disculpa en su discurso
Porque sólo responde a la medida del que cuestiona.

Si el estar de regreso no implicase ninguna despedida
Y la puerta que se abre fuese siempre la del hogar
Donde el cuerpo, por no necesario, fija lo preciso
Del arte de la tierra fundida en la tierra.

Si los espacios existiesen sólo para ser obviados
Y todo vuelo visto no sea más que tentación
Para intentar emular lo que estando en uno
Para ser vivido debe ser, por una vez, enteramente desestimado.

Si no hubiera juegos y la demora que le dan extensión
Haciendo del tránsito de sí mismo su argumento
Logrando la distracción en el momento del peldaño
Que pudiera ser el último, o el que marque la inflexión.

Si entre estas y otras cosas no dejara de ser cierto
Que el acto de dar, y de ceder, cuando sucede
Constituyendo vivencia en quien ha padecido un prematuro juicio
No doliera tanto a quien desconoce aún esa parte del puente.

Si fuese lo más difícil, incluso para la imaginación
Y por ello, y aun sin ello, lo más posible
Al tiempo de millones de hambrientas expectativas
Y de una sola deslumbrante esperanza saciada por su propia sed.

Si contigo fuese conmigo
Evitando que en las canaletas llore el correr del agua
Para un cielo en el que las nubes no puedan dibujar
Otra historia que no sea la de la imagen de la fe.

Si la vida fuese vivir
Intentando la sonrisa
Como puro reflejo
De la pureza pretendida.

Smarc
24.06.02
23:10

Por debajo de la vida / La razón

Extrañas fuerzas a enfrentar
Sin importar su origen – humano o no –
Y a pensar en la audacia o en la indolencia
Suma o antología de los posibles hechos.

Ahora, alguna vez alguien dijo
En Londres ya son cien mil almas
El saberlo lo llevo a cuestas
Entre otras cosas menos notables.

Una lista de reclamos que creí abultada
Un decálogo casi imposible de cumplir
Y el vino siempre a mano y su fiesta para dos
Haciendo saltar la banca de lo previsible.

Algo empuja, levando las anclas con bravura
El tiempo me huye invitándome a su juego
El contestatario quiere decir su desafío
Pero calla, a un gesto del trapecista equilibrado.

Antes de los llantos, antes de la sierpe
Otras cosas eran ciertas y no se sabía
Que esto era parte del futuro de la tierra
Otros los motivos de la risa, otro el correr del viento.

Y aquí, esperando poder dar la talla
En la ventaja de haber estado equivocado
Y desconocerlo adrede, e incluso sin pretensión
Por una ilusión de naturaleza y otra de vacío.

La viga dice - ya que estando no pesa -:
Más definitivo que un beso
El acto de la mano que abre el libro
Fijando el momento en el que al mundo le toca la espera.

La astilla – por todos vista – responde:
Aunque pecadores, no inventamos la culpa
Aunque hombres, no hicimos al hombre
Y quizá por esto, buscamos algo más.

Los que quedamos, así
Jugamos a pretender
La idea absoluta
De que sólo somos una excusa

Rica y desvelada
Que aplaca las ansias
Con la soledad del rocío
Y la insólita ternura del sereno.

Por nosotros la duda
La derrota o la alegría
Por nosotros lo poco
Alguna señal, alguna entrega.

Y en la tierra la tierra
Que a sí misma volverá
O no, con ojos o sin ellos
Como dicen, se viva o no.

Pero antes, un poco de lucha
Que todavía al volver a casa
Será posible llegar a creer
Que no estamos tan viejos, todavía.

***

Tienen razón
Admítelo y piensa
Si qué es lo que harías
Si fuese lo único que tuvieran.

Andrea
22:43
25.06.02

De te hi d ti

Sueña la presión sobre el estanque
Y sobre la tierra corre lo mejor
Y en el a veces, no hay miedo entre dos
Y en el otras veces alegría y llanto se acribillan.

Afloja el vino las correas de los testimonios
En cada historia una leyenda de barrio
Altanera, cimbrea alguna cintura
Quebrando el dolor, destrozándolo contra el suelo.

Todos sabemos que habrán de sufrir
Y sabemos que también nosotros
Pagaríamos de antemano ese vivir el presente
Si todavía pudiésemos alegar la posibilidad de negar el futuro.

Parece cierta la inconsecuencia
Y en el rostro aparece un tajo anciano
Cuando se piensa en el después
Mirando al costado donde el fracaso se relame.

Arriba y abajo el ejemplo de una y otra imagen
Abajo y arriba la manifestación de cada idea
Se huye y se busca, se cae o se accede
A menos que entre los dientes se apriete el escape

Dejando de lado – de cualquier y todo lado –
Las rosas, los pinos, y las montañas sepultadas
Reduciéndolo todo a lo que transita enfrente
Que no es más que un agujero disfrazado de espejo.

Son las mismas las horas
El calendario, idéntico al anterior
Y aunque el cuero de los látigos
Fatigaron ya muchos cuerpos
Parece que todavía falta algún tiempo para sentirlo.

Lloran las guitarras un camino al cielo
Mudas gaitas sólo pueden hacerse compañía
Mientras las uñas, limpias, brillan su espera
De final de cuello o espalda.

Entre cervezas que no bebí
Me lo contaron los labios que no besé
Y que pusieron en cada palabra la excitación que nunca sentí
Y que la sienten a menudo los que temen el cese de sus vidas.

Nació lejos el muchacho, y no tenía ambición
Antes que a su medida, al mundo quería medir
Decirle su cifra exacta y poder volver a casa
Que no sabía dónde estaba, que no sabía si existía.

Y la chica aquella, desde niña tan de su raza
Lo miraba como saben mirar las mujeres
Cuando en otro ven el reflejo de lo que llevan dentro
Como el agua que se atrevió a mirar a Narciso.

Decirles lo sencillo
Cuarenta semanas de embarazo
La crisis de los cuarenta años
Cuarenta ladrones - cuarenta días en el desierto? –
Y un mazo de naipes, con cuarenta dibujos diferentes.

Consumado el acto
- así se deja expresar la sentencia -
la tierra recuerda al agua
en donde en otro tiempo parecía flotar...

Después, no tan notablemente
El hambre de los pobres tiende, finamente
A sacudir el corazón de los adolescentes nobles
Que una y otra vez, por la misma causa, a la nobleza no acceden.

El llanto de la madre, sin escándalo, inmenso
Olvida al del padre que se da en la taberna
Uno y otro en la balanza de la carne de sus carnes
Carne que huye, por ser lo que es, un ser humano.

El libro de cuentos, y el Deuteronomio
El pecho, finalmente frágil
Para la hoja de pronto blanda
Y un mismo dedo eterno rozando la oscuridad.

Corre, sabiendo que el médico no está en su casa
Y a cada paso hay un año entero sin explicaciones
Muerde en el vientre la gigantesca sierpe de la duda
Y la imagen que le queda es la que se pudo fabricar

Entre paredes que cerradas no señalaban lo abierto
Cuando siendo niño se le pidió acepte lo que no le pudieron explicar
Porque todo era heredado, y la intensidad supuesta del frío o del calor
Hacían difícil ya la cuesta, ya la pendiente, a cuyo final iniciaba la verdad.

Quizá sea magia, cierta como el cemento
El momento - duro como uno mismo puede llegar a ser -
En el que en un acto simple como lo es Dios
Se pueda dar más de lo que uno tiene
Porque lo que uno es hasta a las intenciones mira de lejos.

Smarc
22:04
26.06.02

En el pentagrama

Lloraron los sauces
Alguna vez fue que lloraron los sauces
Para que al verlo lo escribieran los poetas
Y de ello aprendan la tragedia de tener raíz.

Enmudecido de las palabras a ti dedicadas
No se hace difícil en la casa hallar la jungla
Donde los árboles son de piedra y también huecos
Porque el extravío avanza entorpeciendo los pasos.

El contrapunto emocional
Elaborado con un entusiasmo peligroso
Por la tristeza en la que mueren algunas expectativas
Como mueren los sauces, o como mueren también
Los albañiles más osados, por la altura despreciar.

***

Creo, entonces, que si fueran ciertos
Los engaños, los cielos perdidos, la traición
No irían más allá del peso de unos pocos despojos
Que deja el leproso cuando la vida lo abandona.

Entonces creo, que si fueran ciertas
Las leyes, la voluntad, y la entrega
No podrían alcanzar la altura de la mirada
De quien viendo la muerte la enfrentó a su hora.

Pero son creencias y descreencias
Hermanadas y unidas en y por una mente
Que juega su carrera personal con la piel
Rumbo a la meta donde todo es coincidencia.

***

Sé que valdría explicarlo, lo sé
- Sé lo que vale el no hacerlo -
Pero yo no busco que me sigan, que me alcancen
Que me entiendan, comprendan y sepan.

El rumbo – impuesto – ya es mío
Lo demás no es más que duda, “noche oscura”
Proceso de fallas y exposición de fe
En el tiempo donde se toca el dolor.

Y no hablo de mí, y no se trata de mí
Porque yo, creatura ajena, tantas veces
No soy más que una nota que mientras espera su tiempo
Quiere saber cómo termina la melodía.

Andrea
19:50
29.06.02

Al menos dos tiempos

Condición de música lejana
Que acude al llamado fugaz
De un reclamo siempre tan tenaz
Que posterga ya a la mañana

Mientras la vida sigue adentro
Como dolencia y como crimen
Por no lograr nunca que estimen
Aquello que yació en el centro

De ese uno que anhelando
Ser todos, aunque en silencio sea,
No encontró más que la odisea

De al tiempo darle lo blando
Y al espacio el vacío puro
Porque le cedieron el ser duro.

***

Le roban, y después le sonríen
Recordando que lo justo es idea
Y que lo tangible finita realidad
En la estación otrora del pueblo

Que ahora domina un imperfecto ahora
De luces vacío, pobre de vacíos llenados
Como la cuenca de los ojos sin mirada
Como los ojos del corazón que de sí se arrepiente

Porque lo que late no le basta
Para ir a perderse en un intento
O para quedarse a recibir sin temblores
La fría llegada del más filoso de los granizos.

***

Sobre las cimas atisba sin confesar nunca
Que lo que espera es verse llegar
Cargado o despojado de una u otras cosas
Que tuvieron origen, nombre y destino

No en la calle que no lo vio nacer
Ni en el cielo que lo ignoró vivir
Sino en la tierra, que siempre viéndolo partir
Le obsequió su querencia, su más oculto afecto.

La madre y el hijo, que ignorándose
Y cumpliendo las viejas leyes de las leyendas
A los nativos dejan saber que se sospechan
Para que entiendan, al menos, un par de tiempos:

El del hallazgo, el del que muchos escribieron
Y el otro,
Quizá un poco más alto
El del encuentro, el que ocurre sin testigos.

Smarc
02:58
30.06.02

Lo breve

Llueve, y la nave es muy frágil
Y aunque con una sonrisa bastaría
El gesto no llega, a sí se extravía
Como un rayo, inasible por ágil.

Queda, como reguero de un olvido
Los trozos de algunas noches profanas
Cuando las musas parecían muy hermanas
Y el tiempo aún no parecía perdido.

Ya no cuenta lo que en las manos vive
Que no es más que ilusión del corazón
Llama intensa que busca a la razón

Para incendiarle al que sobrevive
La humana barca del lento destino
Que quiebra a quien no enfrentó su sino.

***

Sé, que como yo
A veces de bruces pretenden la vida
Que por esto miramos los pasos que damos
A ver quien esconde, a ver quien regala.

Sé, que a diferencia de ellos
Ignoro aún el sentido de lo que profesan
Que por esto yo digo lo que sienten
Como sienten ellos lo que puedo decir.

Sabemos, que lo exacto huye
Pero que andamos cerca, rondando
Como el facón al vientre
Como el que escribe a la noche.

***

Se finge otra historia
Porque la hacemos de a poco
De boca para adentro
Sin reír ni llorar, como lo hacen los muertos

Que en vida vencieron al miedo
Por un afán de barrio
Por un amor de escuela
O por el mundo entero cuando algo valía.

Con el sol marcando la frente
Se acepta la tierra como se acepta un golpe
A la edad que sea, que siempre es muy temprano
Porque la vida es breve, y lo breve lo eterno quiere abrevar.

Andrea
30.06.02
03:48

Permitir

Permite que me llegue la brisa
A la hora que ella me recuerde
Recuerda que sólo estoy de paso
Que hubo fiesta cuando nací.

Dejame con el tiempo horario
Entre sueños y estructuras
Braceando libre entre intenciones
Ejercitando un modo de existir.

Mira que no es mucho
Que aunque no lo hayas notado
También tú viajas en la noche
Puede que en otra barca, pero en el mismo mar.

Soportando cargas si estar obligado
Se hace y cumple el transito
Si se acepta, al menos un par de veces
Que el movimiento cederá al detenimiento

Un paso en la carrera,
Y que la mutación de las cosas
No es más que respuesta
A la inquisición de algún aspirante

Que sigue trabajando sin expresión
Sobre el hornillo de la historia
Atisbando lo que ocurre en ti
Cuando me sabes cerrando los ojos

Cada vez que hasta mí accede
El humo de un pasado inmediato
El polvo de alguna idea futura
O simplemente el musgo tierno de un nombre.

Te hablo de la lluvia
Y la lluvia, después te hablará de mí
Te hablo de un desierto
Un desierto que por su calor se te asemeja.

Explico el explicarte
Desarrollo la petición
Y no miro lo que veo
Y ya el sueño me tienta

A reposar los huesos
A posponer una batalla
Cuando la brisa, sabiéndome cerca,
Embiste alegre las alturas de su juego

Por el que nerviosamente parpadeas
Sintiendo que no quieres permitir
La consumación del acto
Que tú no puedes consumar.

Smarc
21:49
30.06.02

Hoy

Después de los años
Nos vemos la cara
Nos miramos la historia
Los pasos que el otro dio.

Sumamos y restamos
Como profesionales
Como si lo hubiésemos hecho siempre
Como si no lo sintiéramos.

En cada uno hay más cosas
Y menos caminos a recorrer
Y ahora, al fin, lo que fue
Pesa más de lo que pudo ser.

La victoria es pobre
Pero es ancha
Suficiente para justificar una vida
Apta para proveer del impulso

Necesario para otro trecho
Que habrá de respirarse
Tomando y dejando
Viviendo cada aliento.

Y, sin embargo
No suena igual
No importa qué cambió
Menos importa su sentido

Porque el punto es otro
Siempre el más lejano
Donde algo espera
Y algo ya está partiendo.

El agua calla
En el fondo del pozo
Quieta nos sabe
Sospecha nuestra sed.

Dos peregrinos en la tierra
Interpretan el camino recorrido
La voz se llama a reposo
Son las arrugas las que hablan.

Cada cual puede decir
“lo que ofrezco lo aceptas”
Y bebiendo agua
Volvemos a cedernos el afecto.

En el enorme hoy
Que juzgaron imposible
De lo viejo hacemos lo nuevo
El cariño que vuelve a ser abrigo.

Andrea
30.06.02
22:22

Y me divierto

Había una explicación, exacta y cierta
No faltaban las palabras, en verdad no faltaban
Lo que faltó fue el que las diga
Arrancándose la piel por un pedazo de tierra.

Pero miento, conocer duele
Y como ignorar también duele
Sospecho, mientras bebo
Que en compartir hay un secreto

Posible para tantos
Como tantas cosas posean
Sin haberlas tomado
Sino ganado como encargo
De tenerlas que entregar.

Puede que ciertos premios, digo,
- De los que hacerse imagen es sencillo -
Consistan en una obligación
En una tarea casi inexplicable

En cuya realización fluye la furia,
Una moneda de dos caras,
Una tierra con dos polos,
Como dos ojos que escrutan el universo.

Concluyo que es distinto
La calle en compañía
Y la calle como compañía
Por esto, soberbio me aplaudo

Imponiéndome una vanidad
De pobre infeliz
Que piensa en los que no tienen sombra
O sencillamente en los que no tienen

En los que desconocen la idea del escape
Donde mi cuerpo fue forjado
En los que ignoran los excesos
De donde proviene lo que juego a tener.

Y me juego:

15 centímetros bajo tu ombligo
tus otros labios, entre tus piernas
tu otro corazón, al término de tu espalda
un cuerpo finito, en fin, para un alma sin fin.

Las lágrimas de un tipo
Caen sobre su piano
O sobre el instrumento que sea
Y tú copias frases, en alguna edad.

De los dos queda uno
Lo normal lo exige
El juego es exigente
Y esa es la trama.

***

Lo bueno viene después
Cuando pierden los engaños
Cuando las compresas no bastan
Porque ya no hay heridas.

Cuando en vida
Vencidas sus pruebas
Queda tanta vida
Y ello importe tanto como poder perderla.

Por esto, amiga mía
Te cedo la posibilidad de fiera
La costumbre de hada
O la promesa del tahúr emocional.

Lo cierto es que me divierto
Mientras tú invocas, haces, inventas
Formando parte del juego
Que conocí, como la tierra el caminante.

Smarc
30.06.02
23:02

Los finalistas

Los lobos mordieron las pantorrillas
Probaron la pulpa, supieron su sabor
Desde entonces también en ellos el recuerdo
Y por ello más lobos, y por ello menos bestias.

Ni lo que se pierde, ni lo que se busca
Sino el momento inesperadamente sucedido
Donde el cuerpo trasciende la mente
Dejando atrás a la razón con todas su flechas.

Me acuerdo de ti
Había un resplandor en tus ojos
Antes de la ingratitud
Y antes de la incomprensión.

De un extraño trigal
Obtuviste nuevos granos
Que sin orden aparente
Fuiste regando mientras te contenías.

Ya sin apretar los dientes
Otras versiones, también altas
De una misma posibilidad de escala
Y de un mismo lecho
- a cuya cabecera hoy murmura una cascada -.

Empuje silencioso, menos subterráneo
Quizá más pálido, deliberadamente
Como drama fino y no como sutileza
De un camaleón espiritual en medio del tiempo.

Acompasado tañe el metal
El que antes hería
- Como las heridas ajenas -
Golpeando, ahora, blandamente.

Digo que dicen que estuve
Cuando algo empezó a formarse
Callando ante la afirmación
De que fui parte, de que a mi modo fui remo

Para no involucrarme en el desenlace
Del que en verdad ya nadie forma esencia
Salvo los finalistas, desprovistos de estaturas
Olvidados de la mentira de los límites de las medidas.

Andrea
21:42
02.07.02
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
 

4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dualidad 101 217 :: 2002 :: Tierra-