Dualidad 101 217


 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 3 meses

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 3 meses    Jue Oct 17, 2013 7:35 pm

1- Días iniciales

Un temblor en lo fino de lo hondo
ahí donde lo sólido te miente
y es en lo blando y fértil de la noche
que todo es pequeñez casi insondable,

una caricia atroz de inmerecida
que resulta por ser premeditada,
y el reclamo preciso del espejo
que no quiere admitir separaciones,

el modo de lo largo que se estira
hasta el ombligo sacro de los solos
por no poder jamás
encallar sin sonidos estruendosos
en los labios granates de una puta,

ese cansancio anciano
que sabe tanto a pérdida o derrota
y que mueve la rosa de los vientos
cuando por el debajo de la piel
sólo bullen motores
que desconocen ágiles
de cualquier detención.

Este minuto inquieto
que no puede saber
a cual de los platillos de la balanza ir
sin renunciar a ser el fiel al que aspiró
cuando los pesos eran pocos pero magníficos,

ese dominio fácil sobre el agotamiento,
y lo trunco y la tos,
y el estuche que guarda silencios dentro suyo,
y lo que no se dice y se avizora
como la lluvia plena con los meniscos rotos,
como la boca en quiebra por la sed
y las manos regándola con whiskyes
de más de doce años.

¿Alguien, entonces alguien
capaz de comprender el hielo de mi cuello
cuando digo ceniza contando de la nieve?
¿Qué pudor destrozado
podrá cruzar mi pelo de terrible azabache
si desde mí no quiero que me manchen los idus
con el beso mordaz
con que besan los muchos?

Largo como un ombligo
y tan cerca del límite
como estas manos sucias
añorando los ascos de tus días,
aquella mansedumbre
en el que era tu Dios y tú mi pueblo,
cuando todo era angustia
y era yo la fe misma,
porque ignoraba tanto de qué tono va el hambre
cuánto se desacierta al acertar
el nombre de lo justo,
y porque sí, sabía
que a las sombras se ganan
brillando en estallidos que con pocos compartes.


Última edición por Silvio M. Rodríguez C. el Jue Oct 31, 2013 6:05 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: Re: 3 meses    Jue Oct 17, 2013 7:36 pm

2. El tigre

Con un ritmo nervioso ganándole los pasos
va como conjurando su lastimero encierro,
jadeando en el viento un aliento de hambre
que le obliga a mirar a la cima del muro
con los tendones tensos
por el rigor brutal de toda espera.

Ignora los detalles, el denso calendario,
no sabe de apellidos y tampoco de números,
sólo del hambre cruda que mastica silente
y que habrá de saciar con un zarpazo azul
cuando el arriba quiera medirle la mirada.

Mientras tanto se aquieta adentro de sus círculos
atrofiando los modos sencillos y lejanos
con los que alguna vez compartió su presencia,
y extendiendo sin límites esa fuerza ahogada
de tigre en un aljibe, de color comprimido;

y suben por sus ojos la lluvia y los tambores,
y se le agolpan duras mordeduras,
y no encuentra salida y se agazapa
en la sospecha indócil
de que el tiempo le ofrece ser herida.


Última edición por Silvio M. Rodríguez C. el Jue Oct 31, 2013 6:05 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 3- Sin prisa el aliento   Sáb Oct 19, 2013 8:36 pm

3. Sin prisa el aliento

Sin prisa, sí, sin prisa,
como un mirar tranquilo que abarca los motores
y el vapor de los buques que no van a la guerra.

Un estarse en el filo de cualquier pensamiento,
con la herida por dentro y la sonrisa insólita
quebrantando a las sombras;
un beberse los daños como en un rito grave
y después el antídoto precioso,
veneno vuelto cura.

Presenciar a lo roto que escapa a la razón,
y dudar de uno mismo
por no sangrar de pronto en los demás
la manera del asco disfrazado
de confesión inútil;
desbarrancarse en llantos sin cambiar la mirada
desde la habilidad
de tajarse la cara, el maquillaje
sin transgredir espacios,
sin marcar los errores de nacer sin futuro.

Arañar sin tener uñas de hule
el verbo que lastima,
decir el atraganto reconvertido en bilis
sin siquiera mostrarlo en atropello,
caer lanzado arriba y por lo alto
ser rechazado y vuelto a los normales.

Esto de no tener contención meditada,
este escándalo fácil de blandir
esdrújulas difusas escondidas al borde
de lo que fue mentira,
tan solo y sola- mente por jugar
con el tiempo que queda,
como juegan los gatos más estúpidos
con ratas descreídas.

Y el oro para el rey
la mirra para el hombre
para dios el incienso.

¿Qué me quema en los huesos destrozados
que no te miraría?
¿Qué carencia de madre
me empujaría inerte hasta tu boca?

Debe de haber un pozo en donde se enaltece
la estatura podrida de mi nombre,
un lugar en lo tácito  de lo más infernal
en donde pueda ser silencio de colores,
un escupo silente
dibujando unos soles sin mentiras.

Tal vez un juramento
que aliviane mi dermis
de tanta ala quemada
de tanto beso roto en el atrás
de mi mano en el aire, en tu cintura.


Última edición por Silvio M. Rodríguez C. el Jue Oct 31, 2013 6:32 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 4- Contraposición   Jue Oct 31, 2013 6:07 pm

4- Contraposición

Dábamos vueltas crudas por sobre lo pasado
como si desde siempre tuviésemos los créditos
para recordar cosas que ya no son
y que fuimos viviendo
como si de algo intenso se tratase.

Con la mano dijimos
el aliento que acaba y que comienza
cuando se da que el rezo no permite
bajar la fiebre alta,
ni aliviana el dolor de perder las aristas
que comunica simple con el resto del mundo
manteniéndote aquí, del lado de lo escrito.

Y escalamos con grave entendimiento
una desordenada montaña sin colores,
bebimos del vacío
hasta hartarnos de historias complicadas
con las bocas repletas de lo que no se dice.

Mas nos cupo el espejo
la primera derrota,
y entonces las bolsas
los daños en el iris
la piel algo marchita como tensa,
y ese mirar de pie
que ignora por completo
si ha valido la pena destrozarse.

Un silencio de muerte enmudeciendo frágil
a la boca carmín
que recorrió la espalda de los cantos,
un inútil intento de hacer un parpadeo
con las piernas desnudas
sobre la loza entonces ya tan fría
y ese golpe real arribando a la cara
de jamás haber sido multitud,
mientras cae en cascada
el agua que se paga con facturas,
por detrás de los ojos que se fijan
en lo que no debió nunca ser realidad
y que se abre camino por dentro del estómago
hasta hacer de la cerviz una curva
sobre la que aletean con un vuelo rasante
la idea del cariño y la del hielo inhóspito
que entonces se bifurca
por el sendero indócil, en esencia venoso.

La procesión que va por afuera del fuera,
las gotitas de sangre
dibujando su estela de imposibles
en el centro de un cosmos denominado tina,
la tibieza predicha de una hoja
cruzando sorda, impune,
el hálito de la piel entonces consumada,
el mareo y la ciega manera de partir.

Y todo porque llueve y las paredes rugen
su triste refugiarse en el pasado,
porque la infancia rota
y el dibujo perfecto del futuro
se asimilan en fuga y también en asedio,
todo porque el ahogo
no tiene calendario y tampoco una fecha.

Todo porque en las manos vibra de sí el secreto
de la impotencia incierta de raíces,
y es en los labios solos
que se musita el verbo inconjugable
del resto de los días.

Porque uno solo tiembla
cuando los restos pobres de todos sus fantasmas
le atropellan las horas que les son permitidas
desde el centro frugal de todos los naufragios,
cuando desde el desprecio
es que se alcanza y vive el sostenerse,
con el otro vibrando el deleite cansino
de ver al mono árido
haciendo resonar sus cascabeles bobos.

Y vomitar de pronto
para volver al ruedo
sin haber agotado las botellas
sin fatigar jeringas sociales como burdas,
sin hacer un contacto
que le pruebe a la dermis
lo correcto del fallo.


Última edición por Silvio M. Rodríguez C. el Jue Oct 31, 2013 7:20 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 5- Acuario en su altillo   Jue Oct 31, 2013 7:07 pm

5. Acuario en su altillo

Yo comienzo el veneno que suave me consume,
y yo, demente y puro lo exorciso
hasta volverlo cura
violenta, ciega y puta de las caras,
latiendo el placer hondo de casi sonar mal
y de verme peor
con estas demasiadas combinaciones químicas,
vistiendo una camisa blanca como la nieve
-metáfora bien pobre-
y una corbata negra sin motivos,
de igual color ausente que mi traje
y mis zapatos ávidos de noche.

Me zambullo sin pena en la piscina fácil
de transgredir honores inconexos,
y herido me defiendo de no sé qué morete,
que cargo entusiasmado como una larga lepra
difícil de rascar,
y que es mi compañía irrebatible
cuando me sobran fuerzas
para soportar, tieso en mis modales,
lo que pienso de mí
cuando no tengo a nadie alrededor.

Y yo te pienso -¿sabes?-
como se pensaría un Cristo médico
qué líos se están criando allá por los tobillos
con tanto clavo dentro,
y te defino feamente en lo cerca
de los miles de puentes que tendí
para que no cualquiera atreva el paso lindo,
el gesto de la lástima
que convierte en gangrena de manual
lo que dentro de mí no es más que carcajada
frente al daño de ser fecundamente solo.

Y cruzo y me abalanzo destruyendo alegrías
quebrándole al dolor su majestuosa imagen
de santa eternamente
violada por tener las tetas llenas
de pureza y virtud,
hasta volver al verbo
-trampolín traicionero como pocos-
y desde ahí salir disparado y desnudo
hacia el tiempo del hambre que se sacia
con un poco de fe
y otro mucho de recia
y auténtica locura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 6- Espejeo   Jue Oct 31, 2013 7:09 pm

6- Espejeo

Cavé en el aire frío con mis manos
buscando la salida
la grieta minusválida,
me volví de los puentes su asidero
su arquitecto incansable
y el obrero que cobra
un pasaje de hielo por cruzar
a los muertos cansados de no poder morir;
resistí las banderas
el oro ingobernable como bello
-cualquiera su color-.

Herí mi nombre inquieto con los otros
fingiendo no saber
que la ignorancia mancha, que la hoguera común
esconde bien los hielos que no escatima el pobre
cuando puede blandir su ruda pertenencia
contra la soledad
de quien desestimando -como ley-
ni toma ni regala una sola baldosa
de la que construyó su fin y su cimiento.

Me acerqué a lo lejano
me alejé de lo cerca,
por destruir quebré mis esperanzas
sin necesitar público -o testigos-,
sin un golpe de escena prescindí
de contrariar a Dios,
de afianzar al demonio,
y manchado viví los "buenos días"
las muy terribles noches.

Y entonces conocí
cómo el pincel domina sin querer
el pulso del pintor,
cómo muta el aliento del amante
cuando atisba la crianza,
cómo cambia el cabello del azabache indócil
al blanco de la nieve tormentosa
cuando se pierden muchos o pocos calendarios
por lograr un error.

Así sé que mi grito -que volverá seguro
en estallido bruto, ilimitado y ciego,
de piedra vomitada por todas las montañas-
continuará mi esencia;
que sé me juzgarás
como juzgan la rosa los que adoran sus pétalos;
que sé habré de seguir en mis círculos
con aroma a silencio.

En cuanto a ti, supremo receptor
¿de qué color prefieres la herida
de no entender de pronto y sin ayuda,
el tono y la locura del que muestra
a solas sus roturas como desconociendo
que dice lo que portas?

¿Cómo dirás mis granates
si no has venido siendo, como yo
una excusa y su trama?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 7- Titulares-dos   Jue Oct 31, 2013 7:09 pm

7- Titulares-dos

Esa manera limpia de la gente
que no se ensucia nunca,
luciendo sus modales sobre alfombras
y salones y mesas adornadas,
me hace volver los ojos a los callos que porto
tanto en mis manos secas
como en cada mirada que me guardo.

A veces me atraviesa una anciana perdida
en la gris curvatura  de su espalda cansada
clavándole a mis iris
la profunda negrura de los suyos;
desde su honda miseria sé que juzga
el peso de mis horas y mi ropa,
que quiere que mis párpados cedan a la presión
y le ceda una fácil victoria davidiana,
pero sé sostener esos embates
y sin nada de lástima -me obligo a no tenerla-
desenfundo mis tórridos agobios
y le ofrezco sin asco mis penurias
pletóricas de nadie en el momento
en que el tiempo no existe.

Tampoco falta el chico que trabajando solo
me ametralla su risa mientras tiende sus dedos
pidiéndome monedas,
y entonces sí que bajo toda guardia
permitiendo que invada su alegría
su pujanza inocente
el ámbito de tanto sol mentido,
que juega a devorarme los escombros
y los cimientos recios de ser él,
de haber vivido lluvias sin zapatos
escuelas sin cuadernos de primera
y aún así vibrar -junto con él-
la dicha de vivir empujando sin miedos.

Y la anciana que orina sin pañal para adultos
y el niño que labora sin expender factura
y la gente tan limpia y sus modales
y del verso su ritmo como también su rima

y esto de no querer hablar con nadie más
que viene de muy atrás en el pretérito
y que hace falta, dicen
para que todo vuelva a ser inútil

para que no se note que en la anciana,
herida de pobreza y de destino,
hubo un niño recibiendo la mierda
que los profesionales decidieron.

Para que luzca alto la altura de tu título
extendido con gozo por el país de turno.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 8- Un poco demás   Jue Oct 31, 2013 7:26 pm

8- Un poco demás

Como una prensa apretándome el pecho
así las horas de grave vigilia
donde mi mente de todos se exilia
detrás del cuerpo y su santo derecho.

Me aguanto a solas no estar satisfecho
como si fuera normal esta filia
de renegar del veneno que auxilia
y que se llama vayamos al lecho.

Empujo un poco demás, y con ganas
de destrozar al agobio que quiere
ganar mi boca de azufre y asfalto

errando alcanzo a correr las ventanas
hasta encontrar el motivo que hiere
a estos tobillos que viven del salto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 9- Cállate   Jue Oct 31, 2013 8:19 pm

9- Cállate

Cállate sin aviso, de pronto como un golpe
que me aliviane en seco de esta tortura sucia
de callarme silencios mientras recitas verbos
con los que no comulgo porque le faltan furia,

porque no estoy muy bien
y me caen pesados tu sueño de república,
el dolor con que fulges tu labial y tu rimel
sin saber que los duelos se esconden en la nuca.

Calla la libertades de los votos secretos
los domingos manchados de gente, hastío y lluvia,
el padrinazgo fácil que nunca da la cara
cansado de estafar el derecho a la súplica,

que vengo de partir a la vuelta del blues
y ya no quiero ser solamente renuncia,
que tengo el hielo ardiendo en mi boca cubierta
de soles quebrantados de escándalo y lujurias.

Ovíllate sin pena ni ceremonias fútiles
en la esquina sencilla de tanta muerte súbita,
araña los silencios, desde ahí ve arañando
el peso horripilante de todas las calumnias,

hasta llegar a mí sin intenciones limpias
con la rabia encarnada en una voz acústica
capaz de sostener las notas de lo trunco
y extender en mi pecho el dolo de su rúbrica.

O sigue pregonando tu danza en espiral
de torpes y fallidas y tullidas liturgias,
que ya no me acorralan ni tu fe en la razón
ni la razón errada de unas cuantas centurias.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 10- Sun day   Jue Oct 31, 2013 8:21 pm

10- Sun day

Entonces era puro y sencillo el Adriático
con un aroma a sal primera y juguetona
llenándome el cabello de silencios tranquilos
porque yo era en la calma una luz tras las puertas.

Pero vino ese dios y reposó
en lugar de un domingo y sólo uno
millones de semanas y por siglos
como si no tuviesen ya valor
la palabra empleada, las promesas.

Continué caminando
callándome la queja sin respuesta posible.
perdiéndome sin ganas en esta realidad
que con esfuerzo anciano apenas la concibo
como un juego de pérdidas y ganancias vulgares,
donde pierdo mi voz
y de la ausencia gano su peso y su desgarro.

Dios también juega, pobre, completamente sordo
se le caen las fichas del tablero
se le escapa la suma y resta con errores,
mientras yo, sin apuros
enciendo los carbones y dispongo la grasa
encarando su cielo y los huesos mirando
lo rojo del infierno.

Bebo cerveza; escruto la idea del cronómetro
recordando clepsidras en mis tiempos de Abdera,
atisbo la cojera indemostrable
que unos pocos cristianos decidieron divina,
atizo el fuego y vuelvo a mirar a las brasas
que resultan palabras que nunca se mencionan,
y me sostengo solo por afuera de amigos,
de visitas horribles que rían lo fraterno
desde la cima inútil de tener a la mano
alguien con quien llorar.

Fumo sin olvidar lo que tanto se ha dicho
que ensucio mis pulmones
-que hasta me vuelvo impuro-,
"pero no es lo que entra"
y es aquí que me río
de leer y saber lo que nunca fue gratis,
y también esos panes consagrados
y el hambre y el ejército
y un cigarrillo más, y otra cerveza más,
porque es domingo y yo nací para los viernes.

Ahora algo me dice que detenga
el discurso de fe sobre el absurdo,
que voltee la página y me centre
en las horas que quedan por vivir
entre tanto vacío adornado de nadas,
que distienda mis músculos y fluya en el error
de pensar el afecto de un dios equivocado,
pero sin testimonios arañando un papel
sin esa vanidad del estilo y la saña
que marchitan al sol y destiñen la luna
que vos no generaste, dualidad,
que se te escapan siempre de las manos
como un río de aire que burla los espejos
y se te arremolina
al costado inasible de los ojos,
ahí donde no llegas y que buscas
como sabiendo con certeza casi
que no existe otro sitio sino aquel que no ves.

Otra cerveza ahora, ahora otra cerveza
para que la tensión te gane la mirada
y de nuevo los hielos en los gestos,
la precisión autómata de los momentos justos
que no compartes nunca por creer
que todo va de chanchos y de perlas,
porque masticas miedos y rencores
al intuir que alguien
pudiera también ser estar y parecer
del lado sin colores de los días,
porque está la sospecha de que nunca fue igual
ni para tu osamenta ni para la que llevan
los que esperan las luces
que no sabes mostrar sin destruir.

Se cae, pobre dios, borracho y solo
en toda su creación,
ya tan viejo, tan ciego que no puede
ver a sus hijos, ebrios como él,
llenarse los pulmones con pólvora y acero
-el humo pesa poco-
comer hasta engordar como vacas estúpidas
-el alcohol alivia tanto el hambre-.

Pero está, siempre está
donde estén dos o tres reunidos en su nombre,
y aquí cerca, en la esquina, hay un montón
cantando con micrófonos, parlantes
guitarras y panderos el domingo,
y la grasa danzando el crepitar
de su beso de entrega sobre el fuego,
la cerveza que cambio por un whisky
y acompaño con humo y nicotina,
la voz que determina no me calle
la que ordena el silencio primigenio,

todo esto que me hunde y que me eleva
hasta el dolor del cuello,
hasta apretar con ansias los dientes
y obligarme a sentir
una paz de mil filos, un respiro
de gatillo que así va prescindiendo
de motivos y crueles circunstancias.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 11- Esa impunidad   Jue Oct 31, 2013 9:01 pm

11- Esa impunidad

Qué falta de paciencia y cuantas ganas
de buscar en tus labios -carmesí enajenado-
el inicio brutal de lo que fue mi nombre
prescindiendo liviano del fragor de los días.

Cómo pesa entender que acabada la historia
es que comienza el largo andar de la nostalgia
a paso de testigo que sabiendo se niega
a relatar los hechos de tu ausencia feroz.

Cruzar la tarde a solas, sin el mohín tranquilo
de tu aliento en cascada hiriendo la penumbra
es lo que va quedando y que voy transitando

como un viento sin norte que apresura su duelo
su destrozo de fauces hendiendo en el vacío
en el que impunemente sonríes si te busco.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 12- Lejana   Jue Oct 31, 2013 9:06 pm

12- Tempus

Como un clavo que ardiendo lacera lo perdido,
como impulso aquietado desde su propia fragua,
así pasa lo frágil por mis dedos
destruyendo el pasado por hambre de futuro,
como si no cupieran en mi pecho
nada más que la sed y la ansiedad
que enarbolan mi cuello ofrecido a las sombras,
como si en el dolor de presentir
encuentre lo doloso de saber
qué cifras arrojaron las barajas.

Lo que entonces dirías acurrucada en tí
sin mirar a la gente, con los ojos mirando
las ventanas abiertas
a un cielo desnutrido de aleteos,
con mi memoria sola
recorriendo tus brazos extendidos
sin poder alcanzarnos.

Lo que será este tiempo, de nubes y de blues
cuando al fin encontremos el hueco que defina
la dimensión del beso que postergamos, solo
porque entonces quisimos que nada sea vano,
que era mejor vivir
con espinas clavadas en la dermis
que transitar la calle
vestidos de sencilla poquedad.

Y quizás lo que habremos de reír
con el agua danzando bajo el puente,
con tu cintura inquieta entre mis manos
diciéndonos silencios  de saliva tenaz,
casi como afirmando
que vivimos un algo de sangre que desprecia
el atrás insaboro de todo calendario.


Última edición por Silvio M. Rodríguez C. el Jue Oct 31, 2013 9:14 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 13- Lejana   Jue Oct 31, 2013 9:13 pm

13- Lejana


Te me vas diluyendo como un dolor que huye
de su presente sepia,
te agolpas por detrás de los silencios
llenando el almanaque -siempre tan carenciado-
con solamente ausencia,
como si no supieses
que breve o interminable la distancia
para mí solo es polvo a transitar,
que este puente tendido y que lleva tu nombre
me pesa sobre el cuello
cubierto de luciérnagas marchitas.

Yo no sé si me esperas
-ya no sé si me esperas-
si todavía portas tu condición de muelle
esperando sentir nuevamente la lluvia,
ni sé cuál es la trama que escondes de mis ojos
y que intuyo le ofreces a un público perfecto.

Aquí todo es certeza, todavía
pero de las que arañan por dentro de los párpados,
un cansancio de perro mal comido
sosteniéndose feo en las esquinas,
unas ganas de ser un poco diferente
de esto que me voy siendo;
por un rato ser otro, o como tantos otros,
mirar el monitor y hallar en los demás
el espejo liviano que me admita y me olvide
de tanta arista rota, de tanto ahogo inútil
que tanto persevera en su desierto.

Arde, sí,
lastima
conocer el oído detrás de mis orejas,
recorrer la terrible sensación
de las voces ocultas sin permiso
en el durante necio de las horas,
recordarte y saber la precisa distancia
entre tenencia cruda y memoria feroz,
mirarme los cabellos ordenados
y presentir los tuyos volcados a la noche
que no puede incluirme
sin que el gesto -penoso- de tu boca
consienta por favor este vano caer
en lo que sigo siendo.

Qué manera filosa de querer sin futuro
el hoy detrás de puertas,
qué débil la emoción del enojo escribiendo
su gran vulgaridad,
y qué enorme y manchada mi esperanza
de no haber equivocado otra vez
el camino a la dicha que viví en tus adentros
al mirarte lo hondo de una soledad sola
casi hermana y amiga
casi como de mí, tan roja como intensa
mientras yo tan de azul aunque por dentro el gris,
cosas que no perdona nunca el aire
a quienes buscan vuelo sin barreras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: 3 meses    

Volver arriba Ir abajo
 

3 meses

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dualidad 101 217 :: Dualidad :: 217-