Dualidad 101 217


 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Silvio M. Rodríguez C.
Admin
avatar

Mensajes : 739
Fecha de inscripción : 22/02/2009
Edad : 45
Localización : En tu monitor

MensajeTema: 2    Sáb Mar 24, 2012 6:00 pm

Asaltos

Suave la mordida de la segunda tentación
Que hace más fuerte al gesto que la esquiva
Sin sembrar en este un nuevo orgullo
Sino el peligroso bálsamo que pudiera llevar al hastío.

La invisible huella de la copa me observa
Y registra mis actos en su secreto diario
Pretendiéndole al testimonio valor de prueba
Para unos ojos tan improbables como el alma que reflejen.

La trama de una culpa ya esculpida
La ceremonia ya practicada aún carente de significado
Y la simiente que en uno o dos roces de verbo
Ya avisa a la superficie recordándole del tiempo, de pocas derrotas.

Maravilla de la noche y los espacios ganados
La puerta que toda ella cede al movimiento
Con los labios sellados para la injuria en la palabra
Haciendo a la boca apta para el intento más humano.

Corre el vino, aproximándose a su justa medida
Se ignora si el exceso ha sido equilibrado
O si el equilibrio consiste en un continuo exceso
Y aunque vale, se aprecia un poco menos, porque ha quedado atrás.

El baile del espíritu de la buena voluntad
Y el mensaje del esfuerzo y del sacrificio
Hacen de la página o de la hora una esfera
Que refleja lo que obvia, y refracta lo que sabe perdurable.

Presiona el hombre, y más presiona la mujer
Y algunos saben que “Dios es presión”
Y en la cornisa, sonriendo, la traducción “a imagen y semejanza”
Para de los hombros hacer el arco cuya flecha será el corazón.

No hay motivos para la certeza, sólo para la fe
La común unión entre potencia y acto no pensados
Los espejos de Pablo y la estrella que define un asentamiento
La última duda de la novia y la primera sospecha del amante fiel.

Las pruebas, todas, no están para el que las necesita
Sino para el que las busca obedeciendo una íntima orden
Marca de la distancia del que para actuar necesita de una finalidad
Del que le basta una lejanísima sospecha para encauzar su marcha mortal.

Así los campos que cuando florecen lastiman al miope resentido
Y así los mismos campos que el ciego admira en su sensibilidad
Tragedia del que es lo que es por imposibilidad de máscaras
Y del que logra construirse durante la duda de si es por él mismo.

Smarc
23:19
02.05.02

De nuevo

El tiempo todo, infinito, y su punto medio
Pensando en las consecuencias del mutuo ayer
Con extraviadas normas que intentan cumplirse
Pero que caen, todas, por el acto de entenderlas.

Volviendo al momento, al ahora en el que no vuelves
Se hace el hilo que se suelta en el fragor del torrente
Dejavu en todas sus aristas, ya llevo el acero dentro
Sé que no volverás, y sé que ya no estaré aquí para tanta ausencia.

El nombre pintado en la pared de la esquina olvidada
Decía entonces una parte de nuestros caminos
En su caída lo oían las hojas que el otoño cercenaba
Lo registraban las veredas que ya nunca estarán entre los hombres.

Sinfonía de los gestos, aprendidos, exactos, vanos
Y también fin de una danza de estériles presunciones
Maquillaje por maquillaje bajo la lluvia de los hechos
Cuotas y plazos en un remolino que desbasta la normalidad.

Cuidado con el tedio, que gusta de lo frágil y delicado
La misma sonrisa lo aleja o lo tienta si no hay violencia
Esa tantas veces madre de resentimientos no reconocidos
Esa tantas veces hija de un primer pensamiento que llega a la pureza.

La calma que teje la calma y la dispone
Sin cambiar la nada, sin alterar el todo
Siendo parte de la misma esencia
Entre miradas que observan sin darse a conocer.

Impresiones de sonido, fonemas aterrados
Envolviendo la larga fila de los de larga vida
Frente a la sucesión no menos inhóspita
De todas las posibilidades continuas de un sólo momento perpetuo.

Mano a la manivela que genera los sueños
Para cruzar de nuevo la ciudad en busca de la hora
La realización de breve viaje que no tiene otro fin
Que el de señalar la peligrosa circunstancia del regreso.

En el muro las manchas, y en la punta de los dedos
Las águilas convertidas en nubes que contienen la sangre
Y todo el lodo y todas las salas de espera de los hospitales
Eternamente mutando en un gusano gordo y felpudo que ignora el habla.

Andrea
03.05.02
19:27

Sex hi d ti

Dentro de la ciudad que casi no existía
La fui buscando por los bordes de su mente
Mintiéndome la idea del rescate de lo imposible
Para hacer minutos de almanaques de tensión.

El contrapunto tiñó entonces cada página de música
Un tren que a lo lejos siempre partía y siempre llegaba, sin moverse
Continuaba siendo el fondo impreciso de un marco invisible
El cual también cabía en el otro pensamiento que a veces nos seguía.

Ella y yo, de sal y piedra de basalto que le discuten a la montaña
Los números de su antigua historia y los de su posible altitud
Desde el centro mismo de todo lo probable fuera del pasado
Grabados en el reverso de una cometa que soltó el hilo con su cola.

Confundidos, pero privados de toda torpeza, evitamos mirarnos
Y menos aún reflejarnos en cualquier espejo que no sea de agua
Así fijamos el hechizo que alguna vez intentó nuestra captura
Por una melodía simple y alguna palabra justa a medianoche a media voz.

El prisma difícil, nosotros, como explicarle las estaciones a una roca
El asma en el pecho de los devotos y el primer brote de la nieve
El último cigarrillo y la primera mañana del que se descubre atleta
Cruzando páginas de vergüenza y victoria de algún planeta y su satélite.

Sin necesidad de rueda alguna vivimos fugazmente todas las vueltas
Imponiendo la fuga y la estadía donde el espacio se detiene sagaz
Robando los íconos más ocultos de donde algunos trozos del tiempo los tenían
Sin alimentar la risa, y por sólo seguir caminos ancianamente nuevos por olvidados.

Las fibras de mi carne, todas, astilladas por su nombre
Y cada pensamiento suyo presionado por mi imagen
Ahogo sin salida, las lecciones olvidadas
Y el reloj que corre si poder turbar lo inasible de nuestra esencia.

Por mil veces la piedra que rompe la ola
Por una vez el agua que brota de la piedra
El Libro que sostiene la biblioteca de noche y de mañana
Bajo el mismo cielo escudriñado por el pastor y por el astrólogo.

No importa lo complejo, la densa o pobre lista de detalles
Una finalidad, y varias metas – que a veces son obstáculos –
La indolora exaltación que provoca la certeza de lo intuido
La dimensión hablada por unos, la transitada por nosotros.

Smarc
06.05.02
19:18

El trofeo

Sobre los despojos de la rima vieja
Que vuelve por no encontrar su destino
En la profundidad del oscuro vino
Elevo la lectura de la gran queja.

Dejo correr parte del frugal pasado
Sin pena y sin lástima recurrente
Para querer despacio y en torrente
Las otras huellas del paso marchitado.

De ácido la burla que desatiende
La plegaria que evita el desprecio
Y juega su esperanza al trapecio

Con la mirada de aquel que entiende
Haciendo gestos en la gran oscuridad
Que rodea al oído de la eternidad.

***

Otros soles, y otros muertos, al tiempo
Gravitando en su alma, para ello extendida
Entre la atracción y la conquista que suyas son
Atravesando con certezas todas las expectativas.

Lejos, muy lejos la apuesta, más allá de la vida
Y todavía dentro de un cariño, que es un por qué
Fuera del fragor, sentado en la nieve todavía blanca
Pero ya desprovista de temperatura, a diferencia de su piel.

Alguien verá, después, quizá el signo igual
Que sin fijar relación, termina uniendo
Lo que llaman libertad y lo que cuentan es la soledad
Antes del beso, y hasta durante su conclusión, quizá invalorada.

Juguete del destino - escribió un inglés - fue un hombre
Puede que sabiendo a la realidad como trofeo de la mente
La que en lúdica actividad, una vez conoce el poder de destruir,
Acechada por el tedio, amenaza con destruirse sin pudor a sí misma.

El orden como origen del dolor
Con la belleza dudosa de toda simetría
Y con el valor en la piel de lo perfectible
Porque hasta en el caos fulgen algunos nombres.

Papel tranquilo, sobre el que se debaten mil mares
Acompañando la marcha que acompaña el cadáver
Que nunca tuvo compañía y tampoco compañera
Y que habitó entre ustedes, que ahora lo leen.

Rígida la muerte, dúctil la vida
Y entre una y otra el abanico de la forma
Fijando en el centro de la mirada
El punto exacto donde aguarda la luz.

Andrea
23:42
07.05.02

Esgrima

Hoy y mañana la continuidad del cáliz
O solitarios caminos que utiliza el sonido
Navegando sobre el descubrimiento del miasma
O perforando la primera mentira de la infancia
Rasgando sin pudor los trágicos velos de la comedia.

Nadie es la constante cuando a los extremos no se llega
Obliga la regla entonces a seguir hasta fundirse con ella
Blandiendo los días como estelas de papel bajo el cielo encapotado
Liberando el ansia para capturar el ardiente rayo de fe
Entre confesiones y espías, con la sospecha del detrás de los muros
Zahiriendo las horas propias por lo que desde otro ente es virtud
A instancias de la posibilidad de muerte y entonces de la probable vida.

Ganarán los destellos al hacerse uno y constante
La tierra crujirá por el cielo que en ella encierra
Oleaje, entonces, del hielo derretido por una voluntad obediente
Rendida por los hijos más lejanos de una misma orden
Iridiscente vocablo que tocando su origen palpa su fin
Alzando la altura hasta el altar de lo infinito.

***

Simple el cariño sin percibir
Como el mensaje más cercano
Que a ciertos ojos es arcano
Hasta la cierta hora de partir.

Crece el ansia y se detiene
El corazón que se abandona
Las copas tendidas como gritos
Y manos que ya no pueden tomar.

Del solo sol la fuente del dolor
De paso, riega la voz del amo
Casi quebrándolo cada tramo

Buscando en si ese gran clamor
Que pudiera ya volverse canto
Por tanto tiempo esperar tanto.

***

Y sin embargo, todo se explica
Cuando nace me envenenan la alegría
Cuando llama el sueño surge la procesión
Y a mitad de la noche casi no hay más que reclamos.

No importa, pasarán los muertos
Cada lágrima será pasado
El hoy persistirá crudamente
Cada día, cada hora, cada aliento.

Turbarse o no ante las escenas
Drama del libertino frente al asceta
Y el filo mortal del deseo de término
De tantas y pocas cosas que alguna vez existieron.

Las causas muchas y los hilos en la mano
El nudo y el tejido, el acto y su pluralidad
Aquí, sosteniendo la idea de una vida
Como tú sostienes la aptitud de tus ojos.

Smarc
00:00
09.05.02

Hasta que

Es mentira la esfera del reloj
Es mentira el río de sangre
Y el absoluto existe dentro de las estrellas
Y dentro del llanto y la sonrisa de los niños.

La manera de llegar y hallar el refugio
En la insistencia de la yema de los dedos
Que avivan el carbón de los ojos maduros
A cada paso de cada figura en la geometría emocional.

Entre objetos, como corresponde, el cuerpo
Con la mirada fija en el moreno movimiento
Estruendo de tambores y no de tormenta
La otra sed, la del desierto, capaz de despertar la furia.

Raza!

Apta para el afecto y el desenfreno
Carne incompleta presa de su afán
Del cual alguien hará estandarte y meta
Uno de entre todos, el apto para la renuncia.

Miguel Ángel en las canteras, ya con su idea
La realidad perseguida por la cual se accede
A la percepción del tiempo y de todo límite
Cuando todo es posible, incluso su duración.

El presentimiento muerde los espacios vacíos
En cada cajón aguarda un breve torbellino púrpura
Como temblores, por la presencia de recuerdos
Mientras se adivina el aroma que brota de su herida.

El día entero sospecha y la noche completa se despereza
Los frutos maduros brillan con el roce del rocío
Con la pulpa exuberante precisando la imaginación
En medio de un mundo lleno de irrisorias listas únicas.

Hecho el desafío de variables que abre la apuesta
La sigilosa precisión teje alianza con la velocidad
El punto se hace más claro que el peso de lo establecido
Cada vez un tanto más para que caiga lo que fue gigante.

Y los vidrios...

Cuando nace no un niño, sino una esperanza
Agitada pureza que cabe en las manos que no se tocan
Viviendo el antes del regocijo, los lentos pasos previos
Sin inocente timidez, sino con la calma del que lleva marcas.

La profunda respiración de los templos puros
Que inmutable avanza mediante su cerrado orden
De línea infinita que se posesiona de una intención
Esquivando los tanteos de la fiebre del solitario.

Utilizar la ley, acatarla o mejorarla
Breve acto de lucha entre humildad e inteligencia
Con las creencias como telón humano y perfectible
Frente al público más vasto, los de antes y los que vendrán.

Acaso estuviese escrito que por salvar se salvase uno
O que lo mismo hiciese aquel que a si mismo se salva
Y entonces, desde tan cerca, la voz que otro no consideraría
El otro filo de la misma espada que quiere llegar a su punto de unión.

Los más lloran cuando muta la pasión
Aquel entorno de rodillas quebradas en un principio
Que a rastras aceptó la fuerza de una difícil sinceridad
Y aún más el cuerpo, que ahora sin brillo, tornase pálido satélite.

Siempre todo es elegir
Hasta que llega la hora
El momento, el instante
En el que tan solo consecuencias quedan.

Andrea
09.05.02
20:12

Que creyeron

Escaso de sonrisas, aunque no de alegrías
Cuatro días después de la última sangría
Retorno al sonido del nórdico cuerno
Como quien toca la luz luego del averno.

En la noche preclara, propicia a la invocación
Con la clara enseñanza de la corrección persistente
Arrastro no lentamente el hecho de haber sido testigo
De los impúdicos horrores de la tierra por la tierra.

El afecto comprado, ganado, o conquistado
Llena hasta el borde la copa de la inteligencia hastiada
Que su propia sangre derrama por exceso de sí
Postergando el camino sabido, pero jamás el destino.

De una y otra forma, otra y una vez
La humana letanía de la fatídica repetición
Entre rosas siempre rojas intuyendo la incolora
Y entre bocas tan abiertas como vacías se perciben.

Consuelo de la duda, el bálsamo de la locura
Ráfagas de posibilidades en la sudoración exacta
Del que en su agotamiento aprende sus reservas infinitas
Logrando la elevación que al temeroso le señala la altura.

El oro que creyeron oculto sólo estaba guardado.

Smarc
13.05.02
22:28

Inútil para la distancia

No son tan pocos los que ya saben
Del íntimo motivo de aquel tono
Que creyéndose en un gran trono
Liberan vuelo, antes que las cacen

A las palabras, erradas todas
Que profieren tu muy lenta boca
Audaz como los pasos de loca
Que da una ebria en sus bodas.

Pero atiende, tiempo te fija
Lo que haces es ya el pasado
Blanco fácil al muy duro hado

Que aprieta la justa clavija
En donde tu nombre aún respira
Soñando confuso con la pira.

***

No somos tan pocos, y todavía peor
La amable amenaza de mi existencia
Que dominando sus propios miedos
Domina el patio y el balcón de los tuyos.

Tú pierdes en las horas del hoy las del mañana
Eres tú quién por la mediocre finalidad de cosas
Falla en el modo del acto en su momento exacto
Como el arquero joven que la perspectiva desconoce.

Ya irás a sollozar tu desgracia a la puerta de mis murallas
Ya volverás con tu arrepentimiento como ofrenda de carne
La que ni siquiera será tenida en cuenta, no por su gesto
Sino por el brillo de su nefasta última intención que creerás oculta.

No lo siento, no es lo normal y su normal fin es lo que afecta
Quizá moleste un tanto la carencia de aquella simetría emocional
Por la cual los excesos de la pureza realizan el marco
Dentro del cual, ya construido, se genera la imagen de la belleza terrena.

Como sea, no llegarías, como es natural y corriente
Que suceda cuando un triunfo es confundido con victoria
Como si cien años de error pudieran pesar más que un hálito de acierto
Conociendo tan bien que la muerte del hombre puede inmortalizar su nombre.

Dejo, entonces, que crezca la distancia
Que aunque para ella yo sea simple soldado
Tú eres el inútil, el lamentable buscador de excusas
El lamentable personaje que lame la imagen que le enseñaron.

Andrea
13.05.02
23:04

La captura de la libertad

Siéntate, que el día no perdura
Escucha hoy por una vez sola
El viejo dolor que me asola
La dura raíz de mi amargura

Que otro nombre solo salpica
En medio de la gente tan lista
Que va borrando cada arista
De la baja e infame pica.

Roja y de mortalidad llena
La luz que brilla justo al final
De la calle que sabe terminal

La tierra que a mi alma plena
Le obliga a querer despacio
La conquista de otro espacio.

***

Las cosas dichas brevemente
- Como si breve fuese la vida -
Por sólo existir la infinita posibilidad
De nuevos planos para nuevas realidades

Le señalan al autodidacta la hoja de acero
En la que ve ya la daga y ya la espada
Al tiempo que sin involucrarse distingue
A quienes se placen en una y otra arma.

Las aparentes diferentes formas del vuelo
Que refieren al de brillante verde colibrí
O a las aspas del helicóptero que hace de ambulancia
Como ejemplo, terminan también en la imagen de la palabra.

Nadie captura nada que no se entregue
Nada se entrega sin búsqueda de posesión
Hasta que basta tan poco por ser tanto
Que basta un espejo para lograr el reflejo.

Entonces las despedidas, el silencio sin culpas
Porque ya se acepta la aceptación ajena y propia
Y quedan, como frutos a punto de madurar
Los días siguientes, los compases de espera.

Smarc
15.05.02
22:26

Apócrifo

- David : Te cedo todo, la nada.

- Salomón : Lo tomo, lo acepto.

Andrea
22:31
15.05.02

Sep hi d ti

En otro lienzo, dibujado por una mujer
Hubo en un tiempo la forma de este ser
Fijado en movimiento de retorno lejano
Que a medida que iba, iba tejiendo su regreso.

En el entretanto que dura cada vida
Transcurrió la suya, entre aromas y colores
Algunos nombres, y hasta el suyo propio
Cumpliendo la letra de la ley para llegar a su espíritu.

Ocurrió, también, que hubo quien lo siguió
En lo que para mutar había abandonado
Y aunque quizá le fuera mejor que al que tocó el principio
Cuando por una vez cruzaron mirada, uno vio, el otro miró.

Décadas atrás ya se había previsto el bastón del poder
Y tales y cuales fenómenos, acciones de la naturaleza
Y, sin embargo, tan breve es la vida que cada suceso
Aún los predestinados, realizan también su propia novedad

A los ojos de quienes anhelando igual o más, lo callan
Porque aun sintiéndolo lo ignoran, lo desconocen
Por el peso de la fatiga de escribir y dar vuelta
Cada página de vida en el día y la noche de la mortalidad.

La sonrisa la mantiene encendida, y los símbolos
El orden expuesto a todo análisis y toda conjetura
Ya más allá de la densa tierra de los juicios errados
Donde la oscuridad no obra por sí sino por lo que son los que la viven.

Cabalgando sobre la noche a mitad de algún recuerdo
Hoy, se distingue la vieja figura de la joven gallardía
Con el error grabado en esta y aquella cicatriz
Que señala, a algunos, antes que lo perdido, lo conservado.

Suave entonces la compañía, y los festejos tribales
La respuesta al primer, segundo y tercer por qué
De quien con todavía ropas pobres cubriendo su tránsito
Se anima a la propuesta de una fraternidad sincera.

Recompensa de los años que no alcanzan a llenar
Pero que llegan a lo íntimo como nunca antes
Atravesando no el cansancio sino la fragua misma
De cada idea hasta llegar al centro móvil de la espiral.

Decirlo es poco, vivirlo incluso no basta
Seguir y persistir valen tanto en un punto como abandonar
Ahí donde el ejemplo se transmite no sólo por palabras
Sino también por la apariencia de los gestos reales.

Smarc
21:34
16.05.02

El amante incomprendido

Para otros el festejo tan real
Y para mi la noche tan sola
Aquel bolero sin amapola
Vida quieta por un nombre letal.

Perdiendo el tiempo en confusión
Entre las arañas ya perdidas
Que ya olvidando sus medidas
Con aquel vacío tejen mi fusión.

Fiel al paso de la fuerte caída
Sostengo mi posible acierto
Como solista en su concierto

Que a espera, de ropa roída
Le exhibe la dura certeza
Separando centro de corteza.

***

En el rellano la queja, y sus voces
Y en lo que queda del campo el botín
Después de las espadas y el agua que las baña
En las horas de la salida o de la puesta del hijo ardiente.

Escribiendo llantos entre lágrima y lágrima
Como trozos de madera para un puente difícil
Unidos por un hilo fino de trágica resistencia
Hecho por manos que no desestiman los tobillos.

Me juegan los sonidos, los acepto
Me gritan todas las verdades y las escucho
Mis alforjas breves todavía alcanzan
Para más Apolo y más Diana, y más, y aún más.

El dueño de la tierra que lo hace su esclavo
Descrito por el poeta sujeto por su pluma
Hacen la escena en donde exponen sus cadenas
Creyendo que lo que despliegan son banderas.

***

A veces la distancia, saberte imaginada
El aroma intuido de las sábanas prohibidas
Las cosas del hombre y las cosas del niño
Que no se adecuan a las de la madre y la amante.

No se puede saber sin sentir, y quizá sí lo contrario
La imagen del espejo y la forma del reflejo
El humo que para llenar requiere un vacío previo
Mientras el mundo sucede frente a tus posibles ojos.

Los cuerpos se mueven y parece existir el movimiento
Flotan la duda y la certeza en una misma metáfora, de bolsillo
Al que no llega ninguna de tus manos absorbidas por tu cuarto
Mientras yo lucho con tu mente que reposando se debate.

La larga historia de la mentira
Las cruces sobre la tierra
El pecado que fue vendaval
Para el raudal que se roba nuestra época.

Andrea
22:17
16.05.02


El hombre

Las formas amontonan el peso
De la justa precisión lograda
Mucho antes que la sien nevada
Le haga al alma contrapeso.

Ya no es lo que entonces queda
El largo pasado del camino
Sino el atisbo del marino
Que delante tiene ya la seda.

Entrar al difícil laberinto
Ocultando el oscuro paso
Que extraviaría en el ocaso

A quien por el viejo terebinto
Tomaría aroma por sendero
Así renunciando al lucero.

***

Es cierto, muy amplio el pecho
Mas donde cabe el amor cantado
También tiene posible nido el odio
Puesto que sin bajeza no es posible la altura.

Así como incontestable aquel acierto
Así de intensa la durísima pasión
Que por la duda en batalla con la creencia
Despierta las fauces del temor en algún acto.

Un veneno más amargo que la traición
La misma madre de las angustias
Serpenteando entre las costillas
Nublando las ideas, postergando los brillos.

Fugaz, la desesperación se deja ver en la ventana
Se gastan las manos, se ahonda la mirada
El peso de vivir abre con dolor su infinito surco
Que a la carne marca con las huellas más humanas.

Simplemente un hombre, y sus posibilidades
Su estructura física, su modo mental
Cargado de unicidad ante el discurso del semejante
Engendrado, y no creado, como dice la escritura.

Su fe lo envolverá.

Smarc
20.05.02
22:56

A ambos lados

Imagina que el tiempo sea
Lo que comprendes y lo que olvidas
Que la aurora es la forma del saludo
Con el que se te da la venia para seguir viviendo.

Que Dios ordenó que sea tu cuerpo y no el mío
El que transcurra con su propio intenso calor
Para que no busque en otro el alivio
A una fiebre pobre, a un invierno de mentiras.

Tus ojos ledos, ya fuera de alcance, entonces
Sin que nadie te pregunte a dónde vas
Sin nadie que te pregunte en dónde has estado
Con nada más que pasos sobre la tierra

Harían, recorriendo, la geométrica figura
Que naciendo en la mente, de ella escapa
Sin buscar refugio, solo siguiendo la ruta
No trazada y sí reconocida, por ser posiblemente bella.

Para llegar a ello, no es simple, y no es fácil
Se parte de una proposición y otra opuesta
Dudando continuamente hasta hallar la salida
Batallando a cada trecho hasta cubrir cualquier resultado.

El par y el impar valen igual, o no valen
Queda atrás toda discusión sobre los valores
Queda la naturaleza, y ella por ella no basta
Pues, para el pecado de ver parcialmente, la ceguera no es absolución.

Cada historia, cada breve meta en la breve vida
Sea culminación de todo inicio, sea cual fuese
Una y otra vez, cada vez, una y otra vez
Hasta que sin detenerte obvies el movimiento.

La regla por la regla, más allá de su sentido
Más allá – noche oscura – de su humana expresión
Donde habitan los que quedan de la misma raza
De la que formando parte un algo te dice que te apartes.

De lo contrario será simple dolor, y, aún peor: dolor simple.

Bajo la llovizna, sin miedo en las calles
Con el conocimiento de la luz, sin necesitarla
Porque vas siendo, podrías adivinar, parte de ella
Cuando sin dejar de buscarla, ni de hallarla, a otro le señalas su existencia.

Vamos, apretará el frío, quién no estuvo ahí?
Siempre faltó la palabra justa, o el gesto que la supla
A qué quejarse de tanta carencia y tanta y tanta falta,
Si cuando el corazón se asfixia no deja de ser un corazón?

Volviendo a la tierra, en donde se ubica, ahora, lo que digo
Nunca habías sospechado que desde un primer momento
Estuviste siempre a ambos lados del signo igual
Jugando a una ecuación donde alumno y profesor eran el mismo?

Los reflejos de la tinta, las impresiones, las marcas
Y el potencial simple, todos los recursos de la lengua
Hasta que aparece el tono, la nota, el autor y el intérprete
Y el receptor, inmediata o mediata finalidad de una fatalidad.

Las corcheas cuya declamación la cierra un golpe preciso
Hacer música, hacer cosas, hacer la propia vida, exponiéndose
O protegiéndose con ataques, atacando quizá con ausencias
Como si el campo no estuviera siempre, siempre, tan abierto.

Confía, la valentía es cara
Ya no es por nadie, es por ti
Te miran, te miras, te mira
Da la talla, hazlo, cumple.

p.d.
Y al final del camino, pareciera que hay tiempo para todo.

Andrea
22:47
21.05.02

Crepúsculo

Tanta velocidad encerrada en un camino
Que lleva al valle de los muertos por su obsesión
De imágenes que fueron o serán historia
Que sólo hoy, por un momento, podría tener valor.

Canta para mí, ahora que estamos solos
Ahora que el mundo nos ha olvidado por un instante
Sin prisa y a tiempo, una exclusividad secreta
Los sonidos para mí, para los oídos que más te aprecian.

Para tus ojos, a solas, el infinito mismo
Bajo la negra visera que te cubre de otras miradas
Con esa apacible protección de casi no ser materia
Salvo un par de gestos que no pueden alejarte más.

Sin demasiadas pretensiones, y en esto el exceso
Persiguiendo el mismo ideal, pero sin temor
Y sin decepción o alegría por el que sea un resultado
Puesto que ofrecido el esfuerzo se acalla el reclamo.

Guarda el cuchillo, no es el tiempo – pudiera haber pasado –
Todavía prívate de sonreír, que todavía quedan de sangre gotas
Y ve preparando el paso mientras tu voz se despliega sin tensión
Que de aquí a poco varios inicios para un mismo fin, mutable.

Ayer, de la tierra emergió la madera de mañana...
Cuida de los muebles vacíos, de los lugares sin cosas
Que por ahí alguno va esquivando imaginarios golpes
Y la herida, por la herida misma, a veces resulta en tentación.

Recuerda, pero con inteligencia
La belleza de las formas y las de algún último fin
La cuerda tensa que fija y define la tensión de la vela
Que domina al viento cuyo origen jamás podrá conocer.

En una misma parte de los dos, porque fuimos muelles
Quedará también grabado el murmullo del acercamiento
De aquellas otras barcas que aproximándose no llegaron
Y la imagen de la agitación que le cambió el brillo a las miradas.

Y, sin embargo, las bestias solas a las que acariciamos
Siguen mirando a la vida como a una guarida ya no desconocida
Y aunque alguna cambió fiereza por melancolía
En todas ellas todavía habitan la mañana en que nos vimos.

Y ahora el adelante, dentro del modo que nos es posible
Hacia lo más lejano desde el polvo, llenos de signos y señales
Que desestimaron toda premura y toda evocación
Para lograr en un punto, fundir la tarde con la noche.

Smarc
18:48
22.05.02

La breve sorpresa

A dónde vas, ahora que te reclaman?
Qué tuvo que haber ocurrido, ayer
Para que hoy el refugio sea una meta
Y no la necesaria carga del cazador?

No sé si mutaron mis ojos, o lo que ven
Nada es distinto y, sin embargo, todo está cambiado
El cristal que impedía no la luz, sino el calor del sol
Se ha desdibujado por esfuerzo, sacrificio y persistencia.

Y amenaza la tormenta en todos los sitios
Todo es grave y a cualquiera causa espanto
Nadie querría siquiera pisar las huellas de mis pasos
Y aún menos calzar mis polvorientas sandalias

Es así que comienza la inclusión, y el asombro es poco
Ya no se destacan los hechos y esto es lo notable
Ni la vida ni la muerte como milagros, ni el vivir, ni el morir
Porque los actos, en su continuidad, se desvanecen, pero no del todo.

A dónde irás con tus penas que por otros
Crees provocadas, arrastrando las heridas
Que crees otros serán los que curen
Mientras elevas la frente como si nunca hubieses causado daño?

Aunque pareciera que la vida fue y será a prisa
También lo más veloz acaba en quietud
Y si en el leve movimiento no se ha captado el que arduo es
Cómo entonces rozar en la carencia la idea de la satisfacción?

De frases y sentencias, derrotando con fáciles juicios
Confundiendo con virtud la impotencia para el vicio
Hurgando entre desechos antes que en lo escaso
Colgando sagrados íconos como si consagrados fuesen los que los hicieron.

El error, que nunca es enorme en su principio
Como el pequeño brote de algún roble que en algún después
Al implicar ya aun mayor grandeza el desestimarlo
Quiere de a poco ir cobrándose los préstamos que generoso concedió.

Más no se paga el mal con bondad
Sino con el acto de la búsqueda de la justicia
Quizá imposible como tan bien lo dice la mente
Quizá sencilla como tan bien lo siente el alma.

Dualista tu dulce abuela, lo sepa o no
Y con ella la posterior bella generación
Con oriente en el pasado para las tres columnas
Y la cama llena de sueños sin soñar.

Puedes recordar la calma?
Dime, se obtiene o se construye?
La respuesta, como todo, es tuya
Junto con todo lo que implica.

Andrea
23.05.02
22:46

La condena

La mano bondadosa
Que en puño se cierra
Para dar su duro golpe
Cuando niega la caricia.

La palabra que acusa
Cuando sin nombrar la falta
Dice la conducta del juez
Y al hacerlo habla lo correcto.

El gesto que se realiza
Por el dictado de la mente
Que en y de lo común y llano
Halla y extrae lo extraordinario.

El sueño que se ha logrado
Y no el que ha sido provocado
Explayándose en la mirada
Y en la boca de quien lo porta.

La mañana fugaz compartida
Con quien la creó de la nada
Sin explicaciones de intermediarios
Y con el peso de lo que también ya fue.

La víspera de la muerte y su después
Transitando el pecho ya más amplio
Con idéntica seguridad que a veces siente
Por la victoria quien inicia la batalla.

La noche posterior
La que habrá de llegar
O no
Porque la condena es no saber.

Smarc
23:02
23.05.02


Responsables

Todavía los tigres no habían sido vencidos
Y la sierpe aun carecía de su presa
Cuando ya en la luna se adivinaba la raja
Por la que un destino habría de filtrarse.

Las palabras del profeta, duras como el cansancio
Expanden aún más el humano recipiente
Que entre dudas y certezas, busca
La luz exacta, el sonido preciso, tocar lo inefable.

Por esto, ya en aquel entonces, transcurrido
Se decidió el alcance de las posibilidades
Ofrecida la libertad, se le fijó un modo
Entregadas las claves, quedó por probar la fuerza de la inteligencia.

No se da la lentitud cuando plena es la entrega
La medida del esfuerzo desplegado y aplicado
Recorre el perímetro del tiempo necesario
Para cada fase de la construcción de la obra.

Ni los cimientos ni el techo son el templo
En la vertical estructura del pensamiento más profundo
Aunque todo es distinto, nada está demás
Y está en los ojos – al igual que la viga -.

Dentro del mapa de precariedades, así
También se hace necesaria la manifestación clara
Si no del precio, sí de lo apreciado
Permitiendo, a voluntad, que la consecuencia brille sobre su causa.

Alguno lo entenderá y quizá sea otro
Quien viva lo que ve que otro vivió
Los nombres todavía pesan, como pesa una imagen
Pero hasta esto es parte, y de esto no dudamos.

No se puede quitar posibilidades a quien no las tiene
Y no debe dárselas a quien no las quiere
Distinguirlo ocurre al inicio de nueva empresa
Y ahora que lo sabes, también tú eres responsable.

Andrea
24.05.02
22:15

Sin doma

En el panorama el olvido
Lo mediocre sobre el asfalto
La voz ebria del centinela
Que llora nadie sabe por qué.

Del otro lado las estrategias
Un poco oscuras, un poco claras
Aptas sólo para indomables solos
Que atraviesan la ciudad sin carga en las manos.

Smarc
22:35
24.05.02

Polvo

Alguien te dirá lo que debes hacer
- yo no estaré –
Así es como se presenta el puente
O la idea del que puedes construir.

Juzgarás los juicios
- después de haberte juzgado –
Ganancias de la sordera
Ventajas de la tozudez.

Para besar, conoce primero tus labios
Que no sea en alguien que te busques
Porque entonces nunca te hallarás
Y así el desierto parecerá solo polvo entre la tierra.

Andrea
19:21
25.05.02
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dualidad101217.forosactivos.net
 

2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dualidad 101 217 :: 2002 :: Tierra-